Noticias

Miopía: ¿Cómo tratar a un paciente con miopía progresiva?

Este artículo ofrece soluciones para frenar o controlar la progresión de la miopía y así evitar daños irreversibles.


(Este artículo fue traducido, adaptado e impreso con autorización del grupo de revistas de Jobson Publishing).

Por Weizhong Lan, MD, PhD

Es bien sabido que la miopía suele aparecer en la infancia y continúa progresando hasta la adolescencia o edad adulta temprana. El cambio estructural primario en la miopía es el alargamiento axial más allá de la longitud del ojo. Como resultado de la longitud del ojo más larga de lo normal, se corre el riesgo de desarrollar complicaciones tales como rotura y desprendimiento de retina, maculopatía por miopía, neovascularización coroidea y glaucoma, especialmente en la edad adulta, y el aumento exponencialmente con el grado de miopía. [ 1, 2] Por lo tanto, un objetivo clave para el control es retrasar la progresión para reducir el riesgo.

En un ojo miope, existe una buena correlación entre la longitud axial y el grado de miopía. Por lo tanto, ambos son buenos indicadores para evaluar la tasa de progresión. Ahora se sabe bien que el ascenso de la miopía es más rápido en los niños más pequeños y disminuye con la edad. [3] Cuanto más joven es la edad de inicio mayor es el riesgo. Además, el origen étnico, la miopía de los padres y la escolaridad son factores que influyeron en la progresión.

¿Cómo identificar un miope que progresa rápidamente? Según los factores de riesgo establecidos, se puede esperar que un niño de etnia asiática, una edad temprana en la presentación y factores de riesgo relacionados con la miopía parental progrese más rápido. Además, el metanálisis de los ojos con gafas de visión única ha encontrado que el ojo asiático avanza más rápido a un promedio de -0.82D para un niño de 9.3 años de edad, y en comparación, un caucásico progresa a -0.55D. [4] Por lo tanto, una progresión anual de aproximadamente 0,75D o superior puede considerarse rápida. Más allá de eso, es difícil predecir la tasa de un ojo individual con cierta certeza. Calculadoras como la  BHVI puede ayudar a comprender la tasa en función de la edad y el origen étnico, ya que estos se derivaron de un metanálisis de las tasas en tratamientos con gafas en ojos asiáticos y caucásicos.

¿Cómo tratar a un paciente con miopía progresiva? El objetivo del tratamiento es frenar o controlar la progresión y, por lo tanto, reducir la carga del cambio frecuente de dispositivos correctivos / de tratamiento que restauran la vista, así como reducir el riesgo de complicaciones futuras. Es necesario un plan de tratamiento claro que tenga en cuenta: a) la estrategia de control, b) un cronograma de seguimiento para monitorear el progreso, y c) la instrumentación para monitorear el avance. Además, es importante comunicarles a los padres que el objetivo es controlar la miopía. Aunque el propósito del tratamiento es ralentizar / reducir la progresión, se deben tener en cuenta factores como la variación estacional que puede influir.

Actualmente, hay lentes oftálmicos, lentes de contacto y terapias farmacológicas que pueden retrasar la miopía. En niños pequeños, por ejemplo, menores de 6 años de edad, la aplicación de un enfoque basado en lentes de contacto puede plantear problemas para la debida seguridad e higiene y, por lo tanto, un tratamiento basado en gafas o farmacológico puede ser la opción predeterminada. Varias soluciones establecidas en los lentes oftálmicos basados ​​en el diseño de adición progresiva, de modificación de desenfoque periférico y bifocal prismático están disponibles [5], y más recientemente, un diseño de lente con múltiples segmentos ha mostrado resultados prometedores. [6] De los enfoques farmacológicos, la atropina, un antagonista muscarínico, es el más utilizado y se encontró que es efectivo a concentraciones de 0.05% y superiores. [7] En niños mayores.

En las visitas de seguimiento, es importante evaluar la progresión utilizando los mismos procedimientos que se emplearon en la visita inicial. También es significativo usar técnicas que brinden mayor precisión en el registro de la progresión. Por ejemplo, una autorefracción ciclopléjica o una medición de longitud axial es más precisa que la refracción no ciclopléjica o del sujeto. Además, en el transcurso de la gestión es importante utilizar la misma técnica o procedimiento de medición para evaluar y seguir el progreso del individuo. Si el aumento continúa al mismo ritmo o es más rápida que las normas relacionadas con la edad, sería aconsejable revisar el historial del paciente, el cumplimiento y los efectos estacionales, etc. antes de cambiar el enfoque de gestión. Por ejemplo, una dirección farmacológica puede ser más propensa al incumplimiento como con uno basado en los lentes. Un niño se le presentara un plan de tratamiento en verano, sería prudente tener en cuenta una mayor progresión en los meses de invierno. Si se reconoce que el niño continúa progresando a pesar de estos factores, entonces el profesional puede necesitar considerar cambiar de enfoque o terapias combinadas. Por ejemplo, se observó que la combinación de lentes OK y dosis bajas de atropina produce una mayor eficacia. Ciertas intervenciones pueden reducirse con el tiempo. Es aconsejable controlar activamente la tasa de aumento (al menos una vez al año).

En resumen, el punto clave para controlar la miopía es evitar que se desarrolle en un alto grado y, por lo tanto, evadir el deterioro visual irreversible.  Aunque no existe una solución única para detener la progresión, es posible y manejable disminuir la tasa de para que la miopía termine en un grado relativamente seguro.

Weizhong Lan, MD, PhD, Aier School of Ophthalmology, Central South University, China, es un científico del Brien Holden Vision Institute.

Referencias

  • Barth, T., et al., Características clínicas y resultados del desprendimiento de retina pediátrico. Oftalmológica, 2017.
  • Chen, SJ, et al., Prevalencia y factores de riesgo asociados de maculopatía miope en chinos de edad avanzada: el estudio del ojo Shihpai. Invest Ophthalmol Vis Sci, 2012. 53 (8): pág. 4868-73.
  • Sankaridurg, PR y BA Holden, Aplicaciones prácticas para modificar y controlar el desarrollo de la ametropía. Eye (Lond), 2014. 28 (2): pág. 134-41.
  • Donovan, L., et al., Tasas de progresión de la miopía en niños urbanos que usan gafas de visión única. Optom Vis Sci, 2012. 89 (1): pág. 27-32.
  • Wildsoet, CF, et al., IMI – Intervenciones Instituto de la Miopía: Intervenciones para controlar el inicio de la miopía y el Informe de progresión. Invest Ophthalmol Vis Sci, 2019. 60 (3): pág. M106-m131.
  • Lam, CSY, et al., Lentes de anteojos Defocus Incorporated Multiple Segments (DIMS) ralentizan la progresión de la miopía: un ensayo clínico aleatorizado de 2 años. Br J Ophthalmol, 2019.
  • Yam, JC, et al., Estudio de baja concentración de atropina para la progresión de la miopía (LAMP): un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo de gotas oftálmicas de atropina al 0.05%, 0.025% y 0.01% en el control de la miopía. Oftalmología, 2018.
  • Kinoshita, N., et al., Efectos aditivos de la ortoqueratología y la solución oftálmica de atropina al 0.01% en la disminución del alargamiento axial en niños con miopía: resultados del primer año. Jpn J Ophthalmol, 2018. 62 (5): pág. 544-553.