Noticias

Técnicas de relajación en el proceso de rehabilitación de personas con discapacidad visual

En Barranquilla, la rehabilitadora Lía Soto-Fisioterapeuta, implementa técnicas de relajación muscular progresiva con las personas con discapacidad visual, como herramienta para manejar el estrés y la ansiedad que les produce el enfrentarse al manejo del bastón en la terapia de orientación y movilidad.


Muchas de las personas con discapacidad visual que acuden al servicio de rehabilitación prestado por el Centro de Rehabilitación para Adultos Ciegos – CRAC y FUNDAVÉ en Barranquilla, un gran porcentaje refieren experimentar altos niveles de ansiedad, nerviosismo y estrés, generados no solo por lo relacionado con su condición visual, sino por verse enfrentados a través del proceso de rehabilitación, a situaciones donde deben adquirir nuevas habilidades y herramientas para ser independientes. Situaciones que pueden ser mucho más beneficiosas y agradables para el usuario si aprende controlar las sensaciones negativas y a lograr niveles de relajación sin recurrir a recursos externos.

Es por eso que poniendo en práctica sus conocimientos como fisioterapeuta y su experiencia con el manejo de las emociones a través del cuerpo, la profesional Lía Soto, rehabilitadora del CRAC, quien presta sus servicios a la Alianza CRAC-FUNDAVÉ, practica con sus usuarios Técnicas de Relajación Muscular Progresiva con miras a propiciar en ellos un estado de calma, que les permita estar en paz una vez se identifica el detonante del estrés y la ansiedad.

A través de varias sesiones tanto individuales como grupales realizadas en las instalaciones de la Fundación María Elena Restrepo -FUNDAVÉ, la profesional ha venido potenciando las habilidades de concentración de los usuarios aplicando métodos de respiración que permiten con la práctica, enfocar la mente.

Estas prácticas según comenta la rehabilitadora, deben realizarse en un entorno adecuado, que invite a la desconexión y la calma, para lo que sugiere tener en cuenta 3 aspectos:

  • Ambiente: buscar que se obtenga el menor ruido posible, propiciar la atmósfera adecuada con música relajante, velas aromatizadas, colchonetas y/o sillas cómodas.
  • Postura: trabajar en una postura cómoda.
  • Respiración: inspirando y respirando profundamente, de manera natural, tomando conciencia de la acción de respirar y después hacerlo de manera espontánea.

La técnica trabajada en estas sesiones, como apoyo al proceso de rehabilitación de los usuarios, es la “Relajación progresiva de Jacobson”, que según explica la fisioterapeuta: «Tiene como fin provocar la tranquilidad mental al suprimir todas las tensiones musculares» y añade que, esta es una técnica que consiste en aprender a tensar y luego relajar todos los grupos musculares del cuerpo de tal manera que una vez que se aprende y se convierte en un hábito, se puede llevar a esas situaciones de la vida diaria que causan tensión, ansiedad o emociones negativas.

Bajo este enfoque, la rehabilitadora del CRAC, emplea esta técnica como apoyo al componente de orientación y movilidad, donde ha verificado un mejor desenvolvimiento de los usuarios al enfrentarse a la calle después de aplicar la técnica de relajación, evidenciando en ellos una respuesta más positiva a las indicaciones, un estado de ánimo diferente y en palabras de algunos de ellos: sentirse liberados de cargas, más tranquilos y menos acelerados.

Es así que ante a la excelente respuesta física y mental que los usuarios del servicio han manifestado con la implementación de estas técnicas para manejar el estrés que producen las terapias de  rehabilitación, continuarán haciendo parte importante de las actividades de apoyo al proceso, aplicándose como lo explica la profesional Lía Soto, no sólo al componente de orientación y movilidad si no a otros componentes, para controlar la ansiedad de los usuarios al enfrentarse a actividades que aunque encaminadas a favorecer su independencia y autonomía pueden generarles momentos de angustia o stress.