Artículos

Superficies actuales de lentes de contacto

Actualmente, los tratamientos de superficie controlan la humedad de lentes y los problemas de fricción, lo que hace que cada día existan más usuarios de lentes de contacto.


Primera parte

(Este artículo fue traducido, adaptado e impreso con autorización del grupo de revistas de Jobson Publishing). 

Por Heidi Wagner, OD, MPH

Los contactólogos han centrado su atención en la superficie de los lentes de contacto y en cómo ésta contribuye a mejorar el rendimiento. En esta revisión se ofrecen las fortalezas y limitaciones de los materiales de los lentes actuales y le podrá ayudar a entender mejor por qué los tratamientos de superficie pueden ser la próxima innovación en el uso de lentes de contacto.

¿Cómo empezó todo?

Los lentes de contacto han recorrido un largo camino desde la época del ácido polimetilmetacrilato (PMMA), un predecesor de los materiales actuales de lentes de contacto permeables a los gases (GP).

Lentes GP. Los lentes de contacto de PMMA exhibían excelentes cualidades ópticas, estabilidad y eran resistentes a los depósitos. Estas características permitieron una fácil fabricación y largos intervalos de reemplazo .Los 1 PMMA también eran impermeables a las prácticas rigurosas de uso y cuidado, y podían resistir una manipulación y exposición enérgicas a productos de limpieza no aprobados, como el líquido para lavar platos. Dada la impermeabilidad del material al oxígeno y otros gases, el uso exitoso de lentes de PMMA se basó en un adecuado intercambio de lágrimas para suministrar oxígeno al ojo y eliminar los subproductos metabólicos.

A finales de los años 70 ´s, se añadió silicona para crear un material de acrilato de silicona (SA), un paso más cerca de los lentes rígidos GP actuales. Los materiales se categorizaron según la permeabilidad al oxígeno omel valor “Dk”. En estos primeros productos, el Dk aumentó en proporción a la silicona; sin embargo, el nuevo material presentaba limitaciones, incluida la deposición significativa de proteínas, la flexión y la inestabilidad de los parámetros; también se rompían y dañaban fácilmente.

Posteriormente, se agregó flúor para minimizar la deposición de proteínas, mantener la permeabilidad al oxígeno y mejorar la humectabilidad de los materiales para lentes de acrilato de fluorosilicona (FSA), que se usan actualmente. 1 Sin embargo, estos lentes aún eran frágiles y se dañaban más que el PMMA.

Con los materiales GP de generaciones anteriores, los lentes con polímeros Dk más bajos exhibieron una mayor estabilidad dimensional y humectabilidad, lo que se tradujo en una mejor visión y comodidad. Por el contrario, los lentes fabricados con materiales de mayor Dk tenían menos probabilidades de provocar complicaciones oculares asociadas con la hipoxia. La mayoría de los productos actuales optimizan la estabilidad y la humectabilidad sin sacrificar la permeabilidad al oxígeno. 1

A pesar de estas mejoras significativas, la deposición y la humectabilidad de los lentes de contacto siguen siendo problemáticas, y la baja humectabilidad se asocia con frecuencia a los productos FSA actuales.

Las poblaciones específicas de pacientes son más susceptibles, ya que las afecciones oculares que los predisponen a una baja humectabilidad de la superficie del cristalino incluyen ojo seco severo, deficiencia de células madre limbares, atopia y exposición corneal por parálisis nerviosa o lagoftalmos.

Los lentes esclerales, con su capacidad de salvar la córnea y crear un reservorio lagrimal entre la córnea y el cristalino, ofrecen nuevas oportunidades y desafíos. El depósito de lágrimas post-lente baña continuamente la córnea, lo que permite un cómodo uso durante las horas de vigilia. Los pacientes con córneas irregulares quienes experimentan intolerancia a los lentes o luxación frecuente con lentes corneales ahora pueden lograr una estabilidad adecuada y mayor tiempo de uso. Los lentes esclerales, a menudo, son una opción para pacientes con ojo seco, cuando los tratamientos convencionales son insuficientes. 2-4 También están indicados para el tratamiento de condiciones asociadas con el dolor ocular neuropático. 4,5

Si bien la relación de adaptación lente-córnea promueve la estabilidad del lente y limita la exposición corneal, algunos pacientes pueden experimentar una disminución severa de la comodidad debido a la humectabilidad de los lentes de contacto. Los materiales con lentes de alta densidad son esenciales para una respuesta fisiológica exitosa; sin embargo, la deposición de lípidos se ve exacerbada por las propiedades del material de lente de alta Dk, el intercambio de lágrimas limitado y las condiciones que predisponen al usuario a esta modalidad de lente.

Lentes de contacto blandos. En paralelo a los desarrollos de material de GP, los fabricantes agregaron silicona a los polímeros de hidrogel convencionales, creando hidrogeles de silicona contemporáneos (SiHy), inicialmente, para eliminar la hipoxia en el uso nocturno. 6

Los materiales de la primera generación se caracterizaron por propiedades favorables como una permeabilidad al oxígeno excepcionalmente alta y una menor deshidratación, pero propiedades menos deseables como un mayor módulo, hidrofobicidad y deposición de lípidos. Como resultado, los lentes SiHy, de primera generación, eliminaron rápidamente las complicaciones oculares atribuidas a la hipoxia, pero indujeron eventos adversos relacionados con los lentes atribuidos a las propiedades mecánicas del polímero, como la conjuntivitis papilar de lentes de contacto y las lesiones arciformes epiteliales superiores. 7

Además, los tratamientos superficiales solo se dirigieron, parcialmente, a las propiedades hidrofóbicasd de la silicona. Otras innovaciones, han causado productos contemporáneos que optimizan las cualidades de los polímeros de hidrogel y de silicona, que culminan en lentes que son más humectables y biocompatibles que sus predecesores.

Sin embargo, tanto la perspicacia clínica como la literatura apuntan a la incomodidad del lente de contacto como una limitación principal en su uso. Si bien los lentes SiHy ahora son comparables en comodidad a los hidrogeles, la tasa de abandono de los lentes de contacto se ha mantenido estable en 15% a 20%. 7 A pesar de las mejoras en la tecnología, una proporción sustancial de los usuarios descontinúan el uso de lentes de contacto, citando síntomas de sequedad ocular. 8-10

Bibliografía:  

El Dr. Wagner es profesor de optometría clínica y director de programas externos en la Universidad Estatal de Ohio. 

Bibliografía:

  1. Bennett ES, Henry VA, eds. Manual clínico de lentes de contacto. 4th ed. Filadelfia: Liippincott Williams & Wilkins; 2013.
  2. Bavinger JC, DeLoss K, Mian SI. Uso de lentes esclerales en el síndrome del ojo seco. Curr Opin Ophthalmol. 2015; 26 (4): 319-24.
  3. Jones L, Downie LE, Korb D, et al. Informe de gestión y terapia TFOS DEWS II. Ocul Surf. 2017; 15 (3): 575-628.
  4. Dispositivo protésico de lente escleral de Jacobs DS, Rosenthal P. Boston para el tratamiento del ojo seco severo en la enfermedad de injerto contra huésped crónica. Córnea. 2007; 26 (10): 1195-9.
  5. Rosenthal P, Borsook D. dolor neuropático ocular. Br J Ophthalmol. 2016; 100 (1): 128-34.
  6. Guillon M. Los lentes de contacto de hidrogel de silicona son más cómodas que los lentes de contacto de hidrogel. Lente de contacto ocular. 2013; 39 (1): 86-92.
  7. Dumbleton K. Eventos adversos con desgaste continuo de hidrogel de silicona. Cont Lens Anterior Eye. 2002; 25 (3): 137 – 46.
  8. Dumbleton K, Woods CA, Jones LW, Fonn D. El impacto de los lentes de contacto contemporáneas en la descontinuación de lentes de contacto. Lente de contacto ocular. 2013; 39 (1): 93-9.
  9. Dumbleton K, Caffery B, Dogru M, y col. El taller internacional de TFOS sobre la incomodidad de los lentes de contacto: informe del subcomité de epidemiología. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2013; 18: TFOS20-36.
  10. Richdale K, Sinnot LT, Skadahl E, Nichols JJ. Frecuencia de y factores asociados con la insatisfacción y descontinuación de lentes de contacto. Córnea. 2007; 26 (2): 168-74.
  11. Campbell D, Carnell SM, Eden RJ. Aplicabilidad de las técnicas de ángulo de contacto utilizadas en el análisis de lentes de contacto, parte 1: metodologías comparativas. Lente de contacto ocular. 2013; 39 (3): 254-62.
  12. Menzies KL, Jones L. El impacto del ángulo de contacto en la biocompatibilidad de los biomateriales. Optom Vis Sci. 2010; 87 (6): 387-99.
  13. Mann A, Tighe BJ. Biotribología ocular y lente de contacto: interacciones superficiales y respuesta ocular. En: Chirila T, Harkin D, eds. Biomateriales y medicina regenerativa en oftalmología. 2nd ed. Cambridge, MA: Woodhead Publishing; 2016.
  14. Coles C, Brennan NA. Coeficiente de fricción y comodidad de lentes de contacto blandas. Optom Vis Sci. 2012; 89: 125603.
  15. Kern J, Rappon J, Bauman E, Vaughn B. Relación entre el coeficiente de fricción de la lente de contacto y la comodidad subjetiva de la lente. IOVS. 2013; 54: 494.
  16. Vidal-rohr M, Wolffsohh JS, Davies LN, Cerviño A. Efecto de las propiedades de la superficie de los lentes de contacto sobre la comodidad, la estabilidad de la lágrima y la fisiología ocular. Cont Lens Anterior Eye. 2018; 41 (1): 117-21.
  17. Singh A, Corvelli M, Unterman SA, et al. Lubricación mejorada en tejidos y superficies de biomateriales a través de la unión del ácido hialurónico mediada por péptidos. Nat Mater 2014; 13 (10): 988-95.
  18. Stapleton F, Tan J. Impacto del material de los lentes de contacto, diseño y adaptación a las molestias. Lente de contacto ocular. 2017; 43: 32-9.
  19. Tratamiento con plasma de lentes de contacto y óptica. Henniker Plasma. https://plasmatreatment.co.uk/industries/plasma-treatment-contact-lenses-optics. Accedido el 10 de julio de 2018.
  20. Wang Y, Qian X, Zhang X, y col. La modificación de la superficie del plasma de los lentes de contacto rígidas disminuye la adhesión bacteriana. Lente de contacto ocular. 2013; 39 (6): 376-80.
  21. Sindt CW. Tangible Hydra-PEG: una nueva tecnología de recubrimiento de lentes de contacto personalizada diseñada para mejorar la comodidad y la satisfacción del paciente. Tangible Hydra-PEG. 2016. https://docs.wixstatic.com/ugd/dd2daf_6d730c1482f6450396c734d74c3017b6.pdf. Accedido el 10 de julio de 2018.
  22. Chen SL, Fu RH, Liao SF, et al. Un hidrogel basado en PEG para una gestión eficaz del cuidado de heridas. Trasplante de células. 2018; 27 (2): 275-84.
  23. Cheng W, Yang C, Ding X, y col. Recubrimientos de amplio espectro antimicrobianos / antifouling de materiales blandos que utilizan poli (etilenimina) como un andamio adaptable. Biomacromoléculas 2015; 16 (7): 1967-77.
  24. Moser T, Celma C, Lebert A, et al. Electrodos hidrofílicos orgánicos en hidrogeles flexibles. ACS Applied Materials & Interfaces 2016; 8 (1): 974-82.
  25. Zhang H, Brown KD, Lowe SP, y col. Lentes de contacto de superficie modificada con ácido acrílico para el cultivo de células madre limbales. Tissue Eng. 2014; 20 (11-12): 1593-1602.