Noticias

¿Qué papel desempeña usted en el manejo de la miopía?

La miopía, es un problema creciente de salud pública, y se estima que casi el 50% de la población mundial será miope para el año 2050. Complicaciones que amenazan la vista como cataratas, glaucoma, licuefacción vítrea y una variedad de anomalías retinianas y maculares, conocidas como maculopatía miope, podrían ocurrir como resultado de una alta miopía (peor que -6.00 D).


Por: Krupa Philip, BOptom, PhD-  Brien Holden Vision Institute.

Hoy en día existen varias intervenciones ópticas y farmacológicas para frenar la miopía. Actualmente, las intervenciones ópticas para el control de la miopía incluyen: desenfoque periférico que corrigen las lentes de visión única, gafas bifocales, gafas de adición progresiva, lentes de contacto blandas multifocales y ortoqueratología.

De estos, los anteojos de visión única diseñados para alterar el desenfoque periférico demostraron solo un pequeño efecto del tratamiento, menos del 14% de reducción en la progresión de la miopía. Las gafas de adición bifocales y progresivas demostraron un efecto de tratamiento variable (6% a 51%) en la reducción de la progresión de la miopía. Entre las intervenciones ópticas, la ortoqueratología (30% a 50%) y las lentes de contacto blandas multifocales (lentes de contacto multifocales de distancia central – 38%) mostraron resultados prometedores en la disminución de la progresión de la miopía.

Las intervenciones farmacológicas para el control de la miopía incluyen: atropina, pirenzepina, metilxantina y timolol. De estos, la atropina es la más utilizada, con concentraciones más altas y efectivas (depende de la dosis). La concentración de atropina al 1% demostró una reducción del 60% al 80% en la progresión de la miopía.

Con respecto a las estrategias de combinación, los datos disponibles son limitados, pero actualmente hay una serie de ensayos clínicos aleatorios en curso para evaluar la eficacia del tratamiento combinado para el control de la miopía. Es importante destacar que los pocos estudios que evaluaron los efectos de las estrategias combinadas muestran resultados prometedores. Un ensayo controlado aleatorio realizado a principios de la década de 2000 encontró una reducción significativa de la progresión de la miopía con la combinación de atropina al 0,5% y lentes de adición progresiva (PALS) en niños de 6 a 13 años. La progresión media de la miopía fue significativamente menor en el grupo combinado de atropina y PALS (0.41D) en comparación con 1.19D con PALS y 1.40D con gafas de visión única.

Hoy en día, se están realizando esfuerzos para mejorar la eficacia de la dosis baja de atropina sin efectos secundarios asociados, como el uso de sistemas de liberación prolongada de fármacos. Al respecto, las lentes de contacto ofrecen la ventaja de servir como plataforma de liberación de fármacos y también pueden contribuir a la eficacia a través de mecanismos ópticos.

En conclusión, la base de conocimiento es alentadora para las estrategias de combinación que implican modificaciones ópticas, farmacéuticas y de comportamiento para prevenir o retrasar la progresión de la miopía.