Artículos Lentes de Contacto

Prescriba GAFAS solares desde su consulta

Asegúrese de que sus pacientes comprendan que las gafas solares no son únicamente un accesorio de moda. Son necesarias para la protección contra los efectos dañinos de los rayos ultravioleta. La educación y las opciones comienzan desde su consulta.

(Este artículo fue traducido, adaptado e impreso con autorización del grupo de revistas de Jobson Publishing).

Por: Justin Bazan, OD

Asegúrese de que sus pacientes comprendan que las gafas solares no son únicamente un accesorio de moda. Son necesarias para la protección contra los efectos dañinos de los rayos ultravioleta. La educación y las opciones comienzan desde su consulta.

Piense cómo se siente estar en el aire libre, disfrutando de un día soleado en el verano. Siente la calidez del sol en su rostro, está disfrutando de este hermoso escenario y, con suerte, tendrá puestas unas gafas solares.

El sol –aunque esté a 93 millones de millas de la Tierra– hace sentir su presencia con energía térmica y luz visible. La imperceptible radiación ultravioleta (UVR) el gran problema.

Las personas están conscientes de los peligros de la exposición solar en su piel y toman las precauciones apropiadas, como el uso del bloqueador. Pero, la mayoría de las personas no toman las mismas precauciones para proteger sus ojos de los rayos ultravioleta.

En 2013, el Vision Council realizó un estudio observacional que reveló que el 40% de los adultos no usan gafas solares mientras están en exteriores—una estadística abismal, teniendo en cuenta una problemática ocular tan compleja, que tiene la opción de implementar soluciones sencillas.1

Desafortunadamente, es probable que esto se deba a la inadecuada educación del paciente y la falta de hacer énfasis en tomar acción sobre el asunto.

Sin emabrgo, la persona más influyente, y el único con la posibilidad más grande de ayudar, es usted, el especialista de la salud visual. Para que nuestros pacientes pongan en práctica nuestras recomendaciones sobre protección UVR, debemos, en primer lugar, predicar—más alto y más frecuente.

Sea un vocero

Durante el examen, sea un vocero de educación sobre rayos UV. Nosotros sabemos que los rayos ultravioleta afectan casi la totalidad del ojo, pero los pacientes no saben esto. Es decisión de nosotros decirles—y mostrarles. (Ver Figura 1. ‘Gafas solares de corbata’ = Moda + Funcionalidad’)

‘Gafas solares de corbata’ = Moda + Funcionalidad

Ya no utilizamos la vestimenta estándar de un médico clínico. He intercambiado la ropa usual de un optometrista por una herramienta de educación para el paciente: mi corbata tradicional ha sido reemplazada por un par de gafas solares.

Es una forma simple, y muy efectiva, de comenzar con mis pacientes una conversación relacionada con rayos UV.

Sirve como un recordatorio para preguntar acerca de los hábitos de uso de accesorios contra la luz ultravioleta. Me da la oportunidad de retomar lo que estaba hablando anteriormente.

Es fácil simplemente agarrarlos y decirles: “Tengo el mío, ¿Tiene usted el suyo?”

La marca personalizada de gafas que escojo utilizar en la oficina no es cara, pero bloquea el 100% de los rayos ultravioleta. Si el paciente no tiene un par de gafas de sol, se convertirán en sus gafas antes de irse.

Esperemos, que la estrategia “gafas solares de corbata” se convierta en una tendencia de moda que pronto adopte la optometría.

Aquí hay una fórmula sencilla que ha sido probada (en mi práctica) para educar a los pacientes:

Describa lo que está buscando.

Muestre lo que encontró.

Explique por qué está pasando eso.

Inspire la acción.

Pregunte si ellos entienden y hagan un acuerdo de tomar acción.

Mientras usted esté realizando el examen con la lámpara de hendidura, utilice el siguiente discurso para ayudar a educar al paciente e inspírelo a proteger sus ojos de los daños que causan los rayos ultravioleta y las  consecuencias que implica la sobreexposición solar.

Tomemos a la pinguecula, tumor común y benigno de la conjuntiva, como ejemplo.

  1. Describa lo que está buscando 

“Estoy examinando detalladamente la superficie de su ojo. Los poderosos rayos ultravioleta, provenientes de la luz solar, le pueden causar daños serios. He encontrado algunos daños en su ojo de los que tenemos que hablar.”

Condiciones UV que los pacientes deberían saber 

Los rayos ultravioleta pueden ocasionar lesiones en un gran número de áreas del ojo. Es por esto, que los pacientes necesitan entender la susceptibilidad de dichas áreas y tener el deseo de tomar acciones preventivas contra ellos.

Región periocular. Líneas cantales laterales, cánceres de piel.

Superficie ocular. Pinguecula, Pterigión, fotoqueratitis/conjuntivitis.

Cristalino. Catarata

Retina. Degeneración macula

  1. Muestre lo que encontró 

Si ve algo, muéstreselo al paciente.

Mostrarle imágenes al paciente—ya sea a través de su sistema de imágenes o simplemente tomar la imagen de  Google—ayuda a difundir el mensaje de prevención.

Mostrarles a los pacientes un acercamiento detallado de sus ojos —o cómo sus ojos podrían lucir si continúan sin utilizar gafas solares—es muy persuasivo. Frecuentemente, evoca una ponderosa respuesta emocional que contribuye a solidificar su entendimiento, llevándolos a tomar acción y usar gafas solares.

Utilice un ordenador, laptop o iPad y haga una búsqueda de imágenes, por ejemplo para pinguecula. Verá una gran variedad de imágenes relacionadas con pinguecula, que van desde leve hasta severo, que le ayudará en su proceso de educación.

  1. Explique por qué está pasando eso

Mantenga su conocimiento científico en un nivel general para asegurarse de que el paciente obtenga una comprensión básica, aunque usted siempre puede encontrar el espacio para explicar este tipo de cosas.

Muéstreles una pinguecula que sea similar a la de ellos, luego explíqueles: “La mayoría de luz pasa a través del frente del ojo y se enfoca en la parte posterior del ojo. Sin embargo, una parte de esta luz termina enfocándose solo en esta área. Esta luz contiene rayos ultravioleta dañinos, los cuales causan daño a la superficie de su ojo.”

¿Alguna vez se ha mirado en el espejo y ha notado esta área amarillenta en la parte blanca del ojo? Esto se llama pinguecula, también conocida como una mancha solar. En este momento no es un gran problema, pero lo será si usted no protege sus ojos del sol y de las condiciones ambientales, como la brisa.”

  1. Inspire la acción 

‘Comparta’ su contenido

Las redes sociales le permiten captar la atención de sus pacientes fuera de la oficina.

Nosotros podemos tener conversaciones importantes con ellos en Facebook, Twitter y otras redes sociales emergentes.

Mantenga los ojos abiertos a las oportunidades que ofrecen buena información para un posteo.

Las celebridades que capturan la atención de sus pacientes ofrecen un material para captar audiencia que usted puede utilizar.

Un ejemplo excelente y reciente es el siguiente: Anderson Cooper sufre de fotoqueratitis.

Habrá una gran cantidad de artículos en línea, entrevistas y videos que les permite tener un acercamiento educativo y la opción de divulgarlo a través de las redes sociales.

El siguiente desafío es convencerlos a que quieran tomar acción inmediata.

¿Cómo? Muéstreles una pinguecula moderada y severa, y explíqueles:

“Si usted continua sin usar gafas solares cuando está en exteriores, las posibilidades de empeorar son extremadamente altas.

Cuando llega a este punto, no solo es desagradable sino es extremadamente incómodo.

Nadie quiere sentir esta incomodidad ni tener los ojos rojos e irritados todo el tiempo.

Realmente, se convierte en un problema cuando el tratamiento, con frecuencia, no es efectivo, entonces lo mejor que puede hacer es disminuir su progreso y asegurarse de que nunca llegue a ese punto crítico.

¿Está dispuesto a tener los ojos sanos, utilizando con frecuencia las gafas solares, no solo en días soleados del verano, sino durante todo el año?”

  1. Pregunte si ellos entienden y hagan un acuerdo de tomar acción

Espere una confirmación por parte de ellos de que harán lo que esté en sus manos para prevenir daños futuros y, luego de esto, pregunte si ellos tienen alguna duda.

Si no, continúe con el siguiente punto de discusión y aplique la misma fórmula.

Recuérdeles que es muy fácil protegerse contra los rayos ultravioleta. Se trata de delimitar la exposición solar, además de, utilizar otras formas de protección, como el uso de sombreros amplios.

Así mismo, los lentes de contacto que están diseñados para ayudar a bloquear los rayos ultravioleta, también puede jugar un papel significativo en la protección visual. Pueden bloquear hasta el 90% o más de los rayos ultravioleta que alcanzan la córnea y los tejidos que están posterior a ella.

Son una idea excelente para aquellas personas olvidadizas y ofrecen una capa protectora adicional contra los daños de los rayos ultravioleta, que continúan ocurriendo incluso utilizados gafas protectoras, debido a los rayos que son reflejados y lo que entren por los lados de las gafas.

Por último, desarrolle una corta frase, pero significativa, que exprese un resumen de su examen: “sus ojos están sanos”. El asunto más importante de mantenerlos de esa forma es visitándome anualmente y asegurándose de utilizar gafas solares. Como ahora sabe, el sol es uno de los factores más nocivos para sus ojos. Sus efectos son acumulativos, entonces se sentirá mejor si utiliza gafas a partir de ahora, lo que asegurará que sus ojos sean tan saludables como puedan durante más tiempo.”

Desde la consulta a la óptica 

En la conclusión del examen, usted tiene una oportunidad excelente de describir un paciente ya “educado” al óptico, que los puede ayudar a obtener las gafas protectoras que, ahora, ellos quieren:

“Hemos discutido sobre la protección UV y estamos de acuerdo que es extremadamente importante. Por favor, asegúrese de que esté completamente protegido tanto con las gafas oftálmicas como con las solares.”

Después de una profunda y sólida educación que usted ha ofrecido en su consulta, ahora el paciente está más abierto y listo para la compra de gafas solares. Asegúrese de tener una variedad de gafas solares en su dispensario para sacar partido del interés del paciente.

Antes de la cita, prepare su entorno

Para asegurarse de que el paciente desarrolle y mantenga un interés en el uso de las gafas solares, la sensibilización de los rayos ultravioleta debe comenzar incluso antes de que llegue para el examen y, bien, continúa después de que el individuo deje el consultorio.

Prepare de manera apropiada al paciente para su visita, utilizando a su equipo de trabajo como educadores y ofreciendo contenidos complementarios en línea, ya que son necesarios para ayudar a maximizar la sensibilización y el cumplimiento.

Entonces, en el momento de agendar la cita, asegúrese de que los pacientes tengan instrucciones de traer las gafas oftálmicas y solares que más utilicen, así como la fórmula de sus lentes de contacto. Esta simple petición recalca la importancia fundamental de las gafas solares en el fin último de la protección contra los rayos UV.

Incentive el uso de gafas solares a temprana edad 

Los niños tardan más tiempo en exteriores que los adultos, es por esto, que el riesgo de exposición a los rayos ultravioleta es mayor. Incluso, los padres con educación alta pueden creer que los daños ocurren más adelante y les resulta incomprensible entender el efecto acumulativo en los ojos, que, realmente, comienza a temprana edad.

Asegúrese de explicarle a los padres que deben poner el buen ejemplo usando gafas solares.

Afortunadamente, educar a los padres es usualmente la parte más fácil. Una vez ellos comprendan el riesgo a los que sus niños están expuestos, tomarán acción. Ofrecer un precio razonable de gafas solares ofrece una solución a la objeción escuchada con más frecuencia: “No voy a gastar mucho dinero en un par que ellos van a romper o perder el primer día que lo usen.”

Formar el hábito de utilizar gafas solares a una edad temprana es muy útil para establecer patrones de por vida. Tome un rol activo, con el fin de lograr el éxito del uso de gafas solares en niños, haciendo que al final de un examen común, como recompensa, obtenga un par de gafas solares personalizadas.

Pronto recuperará esa pequeña inversión financiera porque ahora los pacientes se convertirán nuevos usuarios de gafas solares que, con seguridad, comprará otro par en el futuro.

Lo más importante, es que usted está contribuyendo a la protección de los rayos ultravioleta por un largo periodo de tiempo.

El Dr. Bazan tiene su práctica privada en Brooklyn, NY. Con frecuencia, dicta conferencias relacionadas con redes sociales y cuidados refractivos.

Ponga el medidor de luz UV a funcionar

Hay una pieza del equipo, invaluable para la educación en rayos ultravioleta, que muchas oficinas tienen, pero que seguramente está cubierto de polvo y está guardado en la oscuridad.

Desenpólvelo y sáquelo del armario.

Algunas cosas pueden lograr un gran impacto, como mostrarle a un paciente que sus gafas solares no son las adecuadas para mantener sus ojos protegidos. Nos da la oportunidad de hablarles que no es mucho lo que tienen que pagar por sus gafas, pero sí el costo que deben asumir por no comprar una marca con trayectoria y reputación.

Saque el medidor de luz UV del calabozo y póngalo en una locación visible, preferiblemente, al alcance de los pacientes.

Realice el examen UV de sus gafas solares en frente de ellos. Con seguridad, logrará impresionarlos.

Son una audiencia comprometida y cautivada por su herramienta tecnológica de educación sobre protección UV.

La oportunidad más grande es educar al paciente, diciéndole que todas las gafas deben ser “solares”, dejando claro que aún las gafas oftálmicas deben protegerlos de los rayos ultravioleta.

Es muy común que los pares de gafas que utilizan los pacientes de forma habitual tengan menos de la protección adecuada.

En nuestro consultorio se ha hecho el compromiso de desarrollar fórmulas de lentes que bloqueen los rayos UV de forma inherente. Ya no vendemos lentes elaborados con materiales que necesiten ser recubiertos para proteger los ojos de los rayos ultravioleta.

Hemos visto una gran variedad de lentes que o bien nunca tienen un recubrimiento que los protege de los rayos UV o se desgastan con el tiempo. Por ejemplo, el CR39 ya no es una opción disponible en nuestro consultorio.

El método más seguro es usar un material, como el policarbonato, que de forma inherente ofrece una adecuada protección contra los rayos UV.

Gracias a la educación profunda que les brindamos a los pacientes sobre los rayos UV, la mayoría de ellos expresan un deseo de prevención y protección hacia estos rayos en nuestra práctica. Para desarrollar un nivel más completo de protección UV, los lentes son tratados para minimizar el reflejo UV que rebota en la parte posterior de los lentes y, por consiguiente, al ojo.

Referencias

The Vision Council. The Big Picture: Eye Protection is Always in Season. May 2013. Disponible en: www.thevisioncouncil.org/consumers//media/PDFs/VCUVReport2013FINAL.PDF. Acceso en agosto 16, 2013. um cupicipsam qui tem soluptatia quunt inciam.