Artículos Destacado

¿Por qué es importante la salud visual en el embarazo?

Dos tercios de discapacidad visual ocurren en mujeres y los problemas de salud visual suelen agravarse durante el embarazo.


El embarazo es una de las etapas que representan más cambios en la vida de las mujeres. En el cuerpo se observan la mayoría de estas transformaciones y es uno de los principales puntos de atención, pero el cuidado de los ojos no suele ser tomado en cuenta.

En México, existe un problema en cuanto a la falta de cultura de salud visual. Según los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) tan sólo el 53.4% de los encuestados se han realizado un examen de la vista, de los cuales únicamente 17.7% utiliza lentes. Esto a pesar de que más del 50% de la población mexicana padece de algún problema visual.

Las mujeres son las más afectadas, pues de acuerdo a datos del National Eye Institute abarcan dos tercios de la población con discapacidad visual en México. Estas cifras se agravan al considerar que los problemas visuales pueden acrecentarse durante el embarazo.

El embarazo afecta la visión

Es común que los cambios y reajustes hormonales, metabólicos, inmunológicos y cardiovasculares ocurridos durante la gestación provoquen afectaciones a la vista. La retención de líquidos es una de ellas, pues altera la córnea y el cristalino al aumentar su grosor y curvatura, afectando así su graduación y acomodación.

Estas alteraciones pueden generar diversos síntomas como ojos secos e irritados, molestias al usar lentes de contacto, mayor sensibilidad a la luz, hinchazón de los párpados, cambios en la visión, manchas flotantes, aumento de miopía, visión doble, migrañas y visión borrosa.

Estos Los síntomas suelen ser transitorios y desaparecen después del parto, pero pueden volverse graves si existen enfermedades oculares previas. La Retinopatía Diabética (en el caso de padecer diabetes o tras el surgimiento de diabetes gestacional) y degeneraciones, desgarres o desprendimiento de la retina (si se padece de miopía alta) son algunas de las afectaciones más severas.

Proteja la vista de su paciente

Recomiéndele a sus pacientes aumentar la hidratación ocular con humectantes especiales o lágrimas artificiales, así como acudir al especialista de la salud visual de dos a tres veces durante su embarazo, para controlar la evolución de algún trastorno previo o simplemente reducir las molestias. Coméntele que un seguimiento exhaustivo de los ojos puede hacer la diferencia para evitar cualquier complicación.

También explíquele que qué lentes como Transitions® cuidan tus ojos en todo momento porque adaptan automáticamente a las condiciones cambiantes de luz, pasando de forma inteligente de claros a oscuros y viceversa, filtrando la luz azul nociva. Mientras que Crizal® te protege de los incómodos reflejos desde cualquier ángulo para que no interrumpas ninguna de sus actividades diarias.