PIO elevada es más probable después de anti-VEGF a largo plazo

Los investigadores sugieren tener especial cuidado al tratar con pacientes con niveles más altos al inicio del estudio debido a glaucoma o edema macular secundario.

Los resultados de un estudio reciente sugieren que los proveedores de atención oftalmológica pueden tener buenas razones para controlar la presión intraocular (PIO) en pacientes que reciben tratamiento con inyecciones intravítreas de anti-VEGF. El riesgo elevado de PIO asociado con esta terapia común podría representar una amenaza para algunos pacientes, especialmente aquellos con glaucoma, al aumentar sus posibilidades de desarrollar neuropatía óptica glaucomatosa y la consecuente pérdida irreversible de la visión.

Dado que los pacientes con glaucoma de ángulo abierto tienen más probabilidades de tener también oclusión de la vena retiniana, los investigadores analizaron varios pacientes del estudio de tratamientos comparativos para la oclusión de la vena retiniana 2 que tenían edema macular asociado con la oclusión de la vena retiniana central. El objetivo del estudio fue evaluar la incidencia y los patrones de eventos relacionados con la PIO en ojos que reciben inyecciones anti-VEGF a largo plazo.

Cada participante recibió una inyección mensual de bevacizumab (1,25 mg) o aflibercept (2,0 mg) durante seis meses. Posteriormente, los que mostraron una buena respuesta continuaron con el mismo régimen, mientras que los que tuvieron una respuesta deficiente empezaron con una terapia alternativa durante los meses seis a 12: tres inyecciones mensuales de aflibercept seguidas de una dosificación de tratamiento y extensión de aflibercept para los pacientes que originalmente recibieron bevacizumab y un implante de dexametasona intravítrea cada tres meses para quienes recibieron aflibercept. La PIO y otras mediciones oculares se recogieron en los meses 24, 36, 48 y 60 durante el seguimiento.

De los 312 participantes del estudio, 25 (8%) tenían una PIO superior a 10 mm Hg, desde el inicio hasta el mes 60, y cinco de estos pacientes tenían una PIO superior a 35 mm Hg. No se detectaron diferencias en los eventos de PIO entre los pacientes que recibieron bevacizumab y aflibercept. El dos por ciento de los pacientes terminaron sometidos a cirugía para reducir la PIO dentro del período de seguimiento de 60 meses.

“La incidencia acumulada Kaplan-Meier de 60 meses de elevación de la PIO más de 10 mm Hg sobre el valor inicial fue de 0,13, y la incidencia acumulada Kaplan-Meier de 60 meses de PIO superior a 35 mm Hg fue 0,02″, escribieron los autores del estudio. “El presente estudio no encontró una asociación significativa entre el número acumulado de inyecciones de anti-VEGF y la proporción de ojos con un evento relacionado con la PIO, pero sí encontramos una mayor cantidad de eventos relacionados con la PIO en personas que recibieron anti-VEGF intravítreo Terapia de VEGF más allá de los 12 meses”.

Asegúrese de monitorear de cerca a los pacientes que reciben inyecciones intravítreas de cualquier medicamento anti-VEGF, especialmente si su tratamiento dura más de un año. Se debe tener especial precaución al tratar a pacientes con glaucoma o edema macular que reciben anti-VEGF y que ya tienen una PIO elevada al inicio del estudio.

Referencias:

Aref AA, Scott IU, VanVeldhuisen PC, et al. Eventos relacionados con la presión intraocular después de la terapia con factor de crecimiento endotelial anti-vascular para el edema macular debido a la oclusión de la vena retiniana central o la oclusión de la vena hemirretiniana. JAMA Ophthalmol. 28 de octubre de 2021.

Referencia:

https://www.reviewofoptometry.com/news/article/elevated-iop-more-likely-after-longterm-antivegf

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password