Lentes de contacto para présbitas puede ser una realidad en un futuro cercano

En este artículo se describe los obstáculos y avances para lograr lentes de contacto adaptadas.

(Este artículo fue traducido, adaptado e impreso con autorización del grupo de revistas de Jobson Publishing).

Por Linda Conlin, editora gerente de Pro a Pro

La presbicia afecta a aproximadamente 1.800 millones de personas en todo el mundo y, a medida que la población mundial envejece (vivimos más tiempo), ese número aumentará considerablemente. La corrección de la presbicia contemporánea con lentes de contacto incluye lentes monovisión y multifocales. Pero ¿qué pasaría si una lente de contacto pudiera pasar de la visión de lejos a la de cerca tan fácilmente como nuestros ojos más jóvenes? Basándonos en el volumen de nuevas solicitudes de patente y prototipos, las lentes de contacto adaptadas están en nuestro futuro.

Según un artículo publicado recientemente en Contact Lens and Anterior Eye, hay dos obstáculos que superar para una lente de contacto adaptativa. Primero, se debe rastrear la mirada del usuario en busca de cambios en la distancia de visualización y, en segundo lugar, el control de la distancia focal. Se necesitan aproximadamente 2,00 dioptrías de potencia adicional para la visión de cerca. Parece una tarea difícil, pero se están preparando soluciones innovadoras.

Un método implica una lente de contacto llena de líquido. La mayor parte de la mirada cercana es hacia abajo, y la lente funciona según ese principio. Cuando el usuario mira hacia abajo, el párpado inferior presiona la lente. Esa presión hace que el líquido en la parte inferior se mueva hacia arriba, aumentando la potencia adicional para la visión de cerca. Al mirar a distancia al frente, el líquido regresa a la parte inferior de la lente y se restablece la potencia de la distancia. También se está considerando una bomba electromecánica incrustada en la lente para mover el fluido y cambiar la forma y la potencia de la lente. Otro método es utilizar, de manera similar, la posición de la mirada para cambiar el poder. Cuando el párpado inferior presiona la lente para mirar de cerca, la lente se levanta de la córnea y cambia de forma. Más película lagrimal se coloca detrás de la lente, y la combinación de cambio de forma y aumento lagrimal agrega más poder.

¿Qué pasa con el seguimiento de la mirada? Para eso, necesitamos un tipo diferente de lente. Los sensores microelectrónicos incrustados en la lente siguen los cambios en la mirada en función a la carga eléctrica. Los cambios controlan la óptica de la lente. La transmisión de información de la mirada a un dispositivo externo también puede intervenir en la potencia de la lente. Al igual que otros lentes de contacto “inteligentes”, estos requieren una fuente de alimentación y una antena. También se están preparando lentes de contacto que utilizan pantallas de cristal líquido (LCD), que forman barras paralelas en su estado natural. La reorientación de las varillas con una carga eléctrica de bajo voltaje cambia el índice de refracción de la lente y, por lo tanto, la potencia.

Se han presentado patentes y solicitudes para estos diseños y se han propuesto ensayos clínicos, mientras que algunos ya están en curso. Se necesitará mucho más tiempo y pruebas antes de que estén disponibles, pero a medida que avanza la tecnología para los materiales de los lentes de contacto y la microelectrónica esto será una realidad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password