La recesión del ángulo y la uveítis aumentan el riesgo de falla de LTP

El estudio también encuentra que los ojos glaucomatosos con PIO basal alta tuvieron la supervivencia más larga en comparación con los ojos con PIO basal más baja.

La trabeculoplastia láser (LTP) se conoce como una terapia segura y eficaz para el glaucoma, pero se desconocen los factores que influyen en la duración de la respuesta. En un nuevo estudio de cohorte retrospectivo, los investigadores obtuvieron datos de 79,332 ojos en el registro IRIS de la Academia de Oftalmología que tenían un procedimiento LTP y diagnóstico de glaucoma.

En los que respondieron con una reducción de la PIO superior al 20%, cualquier PIO posterior a la LTP que estuviera por encima del 80% del valor inicial se consideró un fracaso. Se excluyeron los ojos si se añadieron o realizaron procedimientos o medicamentos para reducir la PIO, o si el ojo llegó al final del seguimiento.

Los hallazgos mostraron que los ojos con una PIO basal más alta tenían una supervivencia más prolongada: 84,2% al año y 59,2% a los dos años, y 0,2% de fracaso a los seis meses, 6,1% de fracaso a los 12 meses y 40,8% de fracaso a los 24 meses. Estos fueron mejores resultados que los estudios anteriores que oscilaron entre el 25% y el 33% de fracaso a los seis meses y el 47% al 73% de fracaso a los 24 meses. Los autores señalaron que esto puede deberse a que la cohorte del Registro IRIS es mayor y / o su estudio define un evento de falla técnica separada de la “falla del tratamiento”.

La uveítis y la recesión del ángulo aumentaron significativamente el riesgo de alcanzar eventos de falla, mientras que los ojos con PIO basal alta (mayor de 24 mm Hg) tuvieron la supervivencia más larga en comparación con los ojos con PIO basal más baja. Los ojos que no recibieron medicamentos para el glaucoma en el momento del tratamiento con LTP permanecieron libres de medicamentos durante una media de 197 días.

El análisis de la recesión del ángulo y las fallas de la uveítis después del tratamiento con LTP puede implicar diferentes mecanismos de disfunción trabecular en estas enfermedades, señalaron los autores en su estudio.

“Seis meses después de la LTP, una mayor proporción de ojos de recesión de ángulo había fallado en comparación con los ojos uveíticos”, explicaron los autores en su estudio. “Sin embargo, a los 18 meses, la proporción de fallas en ambos grupos era comparable (47,5% de recesión de ángulo frente a 48,3% de uveítica)”. El fracaso más temprano en el primer grupo puede atribuirse a las diferentes formas en que los tejidos trabeculares se ven afectados en la recesión del ángulo (metaplasia irreversible) frente a la uveítis (disfunción trabecular parcialmente reversible), especulan. “Además, como las fluctuaciones de la PIO pueden estar asociadas con un brote de uveítis, las tasas de falla de la LTP pueden variar mucho en los diferentes tipos de uveítis”. Los autores advierten que sus resultados pueden no ser fácilmente generalizables para el público en general, dada la pequeña proporción de ojos con recesión del ángulo o uveítis en su cohorte.

En general, los autores concluyeron que ofrecer LTP para aliviar la carga en pacientes con glaucoma es eficaz, pero “los estudios futuros que analicen los patrones de práctica de LTP y el retraso en la implementación facilitarían la optimización de recursos en la terapia del glaucoma”.

Chang TC, Vanner EA, Fujino D y col. Factores asociados con la respuesta y duración de la trabeculoplastia láser: análisis de una gran base de datos clínica (Registro IRIS). Revista de Glaucoma.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password