Artículos

Integre la baja visión en su práctica

La baja visión, hará crecer su práctica, ya que a menudo incluye la prescripción de múltiples pares de anteojos, ventas de dispositivos y mejores relaciones con fuentes de referencia como terapeutas ocupacionales y oftalmólogos.

(Este artículo fue traducido, adaptado e impreso con autorización del grupo de revistas de Jobson Publishing).

Segunda parte

Materiales de visión de cerca. Tenga a la mano revistas, frascos de pastillas, paquetes de alimentos y talonarios de cheques (letra grande y letra pequeña) para evaluar las habilidades de lectura puntual de los pacientes.

Para valorar, adecuadamente, a los pacientes, los especialistas de la salud visual también deben invertir en equipos de asistencia visual como:

Prisma medio ojos. Las potencias de + 4D con 6 BI a + 8D con 10 BI cubrirán una buena gama de necesidades visuales.

Lupas de mano. Una gama de potencias de aproximadamente 8D a 20D satisfará las necesidades de muchos pacientes con baja visión. Las lupas manuales LED tienden a ser las más recibidas, pero las lupas manuales no iluminadas pueden ser útiles para su portabilidad.

Lupas de pie. Considere comenzar con una lupa de domo / barra y una o dos lupas de soporte LED. No olvides pensar en la potencia adicional que requieren los présbitas para usar una lupa de pie.

Telescopios. Los monoculares que van de 2x a 6x son buenos puntos de partida. Los pacientes que requieren más potencia, probablemente, necesitarán servicios más avanzados de baja visión. También invierta en un sistema binocular de 2x a 3x para ver televisión.

Video / ampliación digital. Demostrar un CCTV portátil o de escritorio puede ayudar a los pacientes a comprender la gama completa de ayudas para baja visión disponibles para ellos. Aunque no necesita obtener todas las marcas y estilos. Familiarícese con las diversas características de los diferentes dispositivos para que pueda discutirlas con el paciente.

Filtros. Mantenga una gama de filtros en su suministro óptico o de baja visión, especialmente amarillo, ciruela, ámbar y gris. Los pacientes con todos los niveles de discapacidad visual experimentan síntomas de deslumbramiento interior y exterior. Tener varias opciones disponibles en el consultorio lo ayudará a determinar el filtro más apropiado para la comodidad y la función visual del paciente.

No ópticos. Los talonarios de cheques con letras grandes, el papel con líneas en negrita y los tiposcopios son herramientas útiles para demostrarle a los pacientes su agudeza visual.

También pueden optar por mantener algunos equipos de asistencia visual en stock, para que los pacientes puedan adquirirlos fácilmente.

El examen de baja visión

El historial funcional es uno de los componentes más importantes en un examen de baja visión. Podemos dividirla en cinco dominios: lectura, información visual / visión, movilidad, actividades de la vida diaria y conducción.

Lectura.  La mayoría de los pacientes que acuden a las clínicas de baja visión tienen una queja principal: la dificultad para leer. 8 Determinar el tipo de lectura preferido del paciente ayudará a guiar el examen de baja visión y las estrategias utilizadas para la rehabilitación. Pregúntele al paciente si tiene principalmente objetivos de lectura puntual (etiquetas, correo, facturas) o si también tiene objetivos de texto continuo (periódicos, libros, revistas). Saber si el paciente está leyendo electrónicamente (computadora, tableta, teléfono celular) o si lee solo materiales impresos estándar también determinará su enfoque de tratamiento.

Información visual. Esto abarca la capacidad del paciente para ver caras a distancia o el televisor y también cómo funciona el paciente en diferentes condiciones de iluminación. Los pacientes pueden expresar dificultades para adaptarse a las condiciones cambiantes de iluminación o a tolerar el deslumbramiento interior o exterior.

Movilidad. Una disminución de solo una o dos líneas de agudeza (de 20/20 o 20/30) aumenta, significativamente, el riesgo de caídas. 9 Es posible que los pacientes no siempre comprendan la interacción entre su visión y su movilidad, y podemos desempeñar un papel muy importante en educar al paciente y ayudar a prevenir futuras caídas. Es esencial preguntar a todos los pacientes con baja visión acerca de su historial de caídas, miedo a las caídas y qué ayudas de movilidad, si las hay, están usando. Referir a un paciente a un especialista en orientación y movilidad o recomendarle que busque una evaluación con un fisioterapeuta puede mejorar, sustancialmente, la capacidad del paciente para continuar viviendo de manera segura e independiente.

Actividades de la vida diaria. Hacer preguntas específicas y dirigidas a los pacientes sobre sus actividades cotidianas (por ejemplo, cocinar, limpiar, bañarse, vestirse y administrar medicamentos) puede ayudarlo a crear el mejor plan de rehabilitación. Para los pacientes que han reportado dificultades significativas en este dominio particular, una derivación a terapia ocupacional de baja visión puede ser beneficiosa.

Tabla 1. Abordar cinco dominios funcionales durante el examen

Dominio Funcional

Preguntas sugeridas en el historial del caso

Leyendo

– ¿Eres un ávido lector?

Información visual

– ¿Tienes problemas para reconocer caras? ¿Desde qué distancia?
– ¿Tiene dificultades para adaptarse a condiciones de iluminación variables?

Movilidad

– ¿Has tenido alguna caída en los últimos dos años?
– ¿Tienes miedo de caer?

Actividades de la vida diaria

– ¿Ha tenido cortes o quemaduras accidentales mientras cocinaba?
– ¿Tiene dificultades con el manejo de medicamentos?

Conducción

– ¿Cuándo fue la última vez que manejaste?
– ¿Estás limitando tu manejo?
– ¿Has tenido algún accidente?

Bibliografía

1. Congdon N, O’Colmain B, Klaver CC, et al. Causas y prevalencia de discapacidad visual entre adultos en los Estados Unidos. Arch Oftalmol. 2004; 122 (4): 477-85.

2. Massof RW. Un modelo de prevalencia e incidencia de baja visión y ceguera entre adultos en los EE. UU. Optom Vis Sci. 2002; 79: 31-38.

3. Prevenir la ceguera. Informe del futuro de la visión. La Cumbre Nacional de Focus on Eye Health. 2014. Disponible en http://forecasting.preventblindness.org .

4. Leonard R, Gordon AR. Estadísticas sobre discapacidad visual: un manual de recursos. Instituto de Investigación de Lighthouse International. 2002.

5. Stelmack JA, Tang C, Reda DJ, et al. Resultados del ensayo de intervención de baja visión de Asuntos de veteranos (LOVIT). Arch Oftalmol. 2008; 126: 608-17.

6. Goldstein JE, Massof RW, Deremeik JT, y col. Rasgos basales de pacientes con baja visión atendidos en centros privados para pacientes ambulatorios en los Estados Unidos. Arch Oftalmol. 2012; 130: 1028-37.

7. Casten RJ, Maloney EK, Rovner BW. Conocimiento y uso de servicios de baja visión entre personas con degeneración macular relacionada con la edad. Revista de discapacidad visual y ceguera. 2005; 99 (11): 720-4.

8. Brown JC, Goldstein JE, Chan TL y otros; Grupo de estudio de la Red de investigación de baja visión. Caracterización de quejas funcionales en pacientes que buscan servicios ambulatorios de baja visión en los Estados Unidos. Oftalmología. 2014; 121: 1655-62.

9. Abdelhafiz AH, Austin CA. Se deben evaluar los factores visuales en las personas mayores que presentan caídas o fracturas de cadera. Edad y Envejecimiento. 2003; 32: 26-30.

10. Verhovshek JG. Vaya más allá de los conceptos básicos de la codificación E / M basada en el tiempo. AACP. Disponible en www.aapc.com/blog/4615-go-beyond-the-basics-of-time-based-em-coding . Consultado el 27 de septiembre de 2016.