Noticias

Indíquele a su paciente cómo reducir los riesgos de miopía en los niños

En el mundo, los casos de miopía de niños en edad escolar se siguen incrementando y Colombia no es la excepción. A continuación, Essilor comparte cinco consejos para cuidar la visión de los niños.


Actualmente, la miopía (defecto del ojo que produce una visión borrosa o poco clara de los objetos lejanos), es uno de los trastornos oculares más comunes del mundo. La prevalencia de esta anomalía de la visión es de alrededor de 30 a 40 % en los adultos de Europa y Estados Unidos, y hasta 80% o más en la población asiática, en especial en China. Es una cifra alarmante teniendo en cuenta que entre los 70’s y los 90’s, el promedio se mantenía en 25%.

En el caso de Colombia, analizar cómo está la salud visual es complicado, pues no existen estudios con alcance nacional. Sin embargo, las cifras de población atendida y las observaciones de los especialistas dan cuenta de una situación similar al panorama global y una de las razones está ligada al uso excesivo de pantallas. Los departamentos de Colombia que presentan mayor prevalencia estimada de miopía son en orden descendente: Bogotá, Santander, Nariño, Boyacá, Risaralda.

En el año 2000 había en el mundo 1.450 millones de miopes; en 2016 la cifra ascendió a 2.450 millones. Si esta tendencia persiste, para el año 2050 habrá 4.700 millones de miopes, es decir, más del 60% de la población mundial sería miope, como lo revela el Instituto de la Visión Brien Holden en Australia.

La miopía infantil es uno de los principales problemas de fracaso escolar en los niños. Cuando no ven bien, su desarrollo educativo se dificulta y muchas veces son juzgados equívocamente como de bajo coeficiente intelectual, distraídos o hiperactivos. Si bien se continua presentando incremento de este error refractivo, hay recomendaciones para el cuidado de la visión y usualmente las gafas adecuadas pueden solventar estos problemas relacionados con la visión infantil”, comenta Juan Sebastián Bejarano, optómetra de Essilor Colombia.

Cinco consejos que los profesionales de la visión deben compartir con los padres

  • Celulares: La Sociedad Colombiana de Pediatría recomienda controlar el uso de los celulares. Una hora diaria para los menores de 14 años es suficiente. El uso de estos dispositivos no solo genera dificultades en la visión, sino también problemas de obesidad, ansiedad y depresión.
  • Distancia: Al ver televisión, la distancia para una pantalla de 32 pulgadas, debe ser mínimo 3 metros. Ente más grande sea la pantalla, mayor debe ser la distancia. Para el uso del computador, la distancia debe ser de 50 cm y este debe tener un ángulo de inclinación de 15 grados  para no tener problemas posturales.
  • Aire libre: Los estudios de optometría realizados en Australia, Reino Unido y Dinamarca coinciden en que al pasar menos tiempo al aire libre, los ojos se afectan y pierden su capacidad de ver a largas distancias. “Una exposición baja a la luz es un factor de riesgo para un crecimiento ocular mayor y, por lo tanto, el desarrollo y el avance de la miopía”, explica el doctor Bejarano.
  • Protección: Si bien es importante que pasen tiempo al aire libre, también es necesario cuidarlos de la luz del sol, aún si esta es tenue. “Los ojos de los niños son 3 veces más sensibles que los de los adultos. Sus pupilas son más grandes y su cristalino más transparente. Es recomendable que utilicen lentes que filtren la entrada de rayos UV, por ejemplo los Lentes Transitions son prácticos porque se activan en exteriores y bloquean el paso de los rayos nocivos provenientes del sol, y cuando están en interiores, son claros”, aconseja el especialista.
  • Alimentación: Los alimentos de color anaranjado como las naranjas, el melocotón, la calabaza, la zanahoria, las ciruelas y el maíz, son ricos en luteína y zeaxantina. Estos antioxidantes protegen los ojos de los rayos UV y de las emisiones de luz azul-violeta, que emiten las pantallas.

De otro lado, las proteínas de la carne y el pescado favorecen la buena visión y el omega- 3 que se encuentra en el salmón o frutos secos como pistachos o nueces ayudan a prevenir las enfermedades de la retina y ayudan a producir lágrimas de buena calidad, reduciendo el riesgo de padecer ojo seco.