Incidencia del índice de refracción en la potencia de lentes de contacto, lentes oftálmicos e instrumentos

El objetivo de estos artículos es sensibilizar a los profesionales, de la importancia que debe darse a esta variable, como elemento fundamental en la rutina clínica, contactológica, oftálmica e instrumental.

En el artículo pasado, se pudo comprobar que es imperativo considerar las diferentes densidades de los materiales de hidrogel de silicona, para obtener resultados precisos en el cálculo de sus potencias dióptricas.

De igual manera sucede para los materiales de los lentes RGP, lentes oftálmicos e instrumentos de medición óptica.

Lentes rgp tóricos

Se aplica en casos de altos astigmatismos corneales y se debe considerar nuevamente la fórmula que nos permita equiparar el valor de la toricidad corneal con un índice estimado de 1.375 con el índice del material que se ha seleccionado. Tradicionalmente, se decía que debían aplicarse los 2/3 de la toricidad corneal, cálculo idóneo para materiales de PPMA, Hoy no se concibe este cálculo puesto que el índice del PPMA es de 1.490 y como se puede observar en la tabla todos los materiales de silicona acrilato y fluorosilicona acrilato de nueva generación son de índices mucho mas bajos, lo cuál descalifica este cálculo simplista.

Para el estudio se vuelve a considerar la siguiente fórmula, para un material con índice 1.449:

F = (n – 1) / R Córnea = (1.375 – 1.000) /R

Córnea = 0.375 / R cor. Radio Córnea = 0.375 /F

F lente = (1.449 – 1.000) / R lente = 0.449 / R lente

Radio de curva base del lente = radio de curva de la córnea, entonces:

0.449/0.375 = 1,197 que será el valor de conversión, para equiparar las 2 toricidades.

Por ejemplo, si la toricidad corneal es de -6.00 cil x 180 y se selecciona un lente de PMMA, equivaldrá a los 2/3 es decir: 12/3 = -4.00 de cilindro que se aplicaría a la curva base, pero si el material es fluorosilicona acrilato con un índice de 1,449, el factor de aplicación de acuerdo con la fórmula sería 1.197, es decir -6.00/1.197 = 5,01 que sería el valor equivalente de toricidad en el lente.

Para aportar al lector los valores de conversión mas comunes, me permito anexar la siguiente tabla

Ahora bien, para el cálculo de las dos curvas tóricas, que eviten una incongruencia geométrica excesiva entre las curvaturas corneales y las del lente de contacto, como se aprecia en estos tres fluorogramas (de mi autoría) con córneas altamente toricas, adaptadas con curva posterior esférica, en los cuales, existen toques excesivos en el meridiano de máxima

Por el contrario, si se selecciona una curva tórica con las equivalencias descritas, de acuerdo a la densidad del material, se puede lograr un fluorograma, donde en algunas ocasiones, el aspecto puede ser de córnea esférica o levemente tórica adaptada con lente esférico, siendo ambas superficies de alta toricidad, como se observa en la figura 4.

Finalmente, para mayor claridad en el cálculo de la curva base tórica, se procede a calcular la primera curva como si fuera el lente esférico y con la misma filosofía de adaptación tradicional y la segunda curva sumándole el valor resultante de toricidad de acuerdo con el factor de conversión correspondiente a la densidad del material seleccionado.

Ejemplo:

Paciente con una K 43.00/47.25 x 170 RS. -3.00 (-4.00 x 168) Material: F.silicona acrilato con índice 1.442.

Supongamos que, de acuerdo con la filosofía de adaptación, la primera curva se adapta paralela a la lectura K, entonces será CB 1 = 43.00. Con el material de 1.442, se obtiene un factor de conversión de 1.18; entonces

4.00/1.18 = -3.37 este valor se adiciona a la CB 1, para resultar la CB :43.00 +3.37 = 46.37

Se ordena al laboratorio CB 43.00/46,37 para este material.

En la tercera y última parte, analizaré la incidencia en los lentes oftálmicos, la lensometría convencional y la esferometría


Referencias

  • Block HM., History and development of contact lenses. En: Raiford, M.R., editor. Contact lens management. International Ophthalmology Clinics. Boston: Little, Brown and Co.; 1961. 1, n.◦ 2. p. 299-309. 3.
  • Fick AE. A contact lens. Arch Opthal. 1988; 106:1373–1377. Artículo original publicado por Lebensohn JE. An anthology of ophthalmic classics. Baltimore: The William& Wilkins Co.; 1969. p. 116–120. También publicado y comentado por Oliver H, Davezies JR. Arch Ophthalmol. 1997; 115:120-121. A.V. Sánchez Ferreiro y L. Munoz Bellido
  • Gonzalez-Meijo,José, Et. Al. Hidrogeles de Silicona: qué son, cómo los usamos y qué podemos esperar de ellos (I) y (II). Revista Gaceta Óptica y Optometría, Nos.414 y 415, Madrid, 2012
  • Plata L., José. Variables e Interacción Lente-Ojo en la Adaptación de Lentes Blandos Tóricos,
  • Revista Panamericana de Lentes de Contacto, Vol 2 No. 2 abril-Mayo, Sao Paulo 2010
  • Plata L., José. Variables e Interacción Lente-Ojo en la Adaptación de Lentes Blandos Tóricos, revista Imagen Óptica, marzo-abril 2011, México
  • Plata L, José, Lentes Blandos Desechables, Contacta Publicaciones, Colombia, 2001
  • Plata L, José. Experiencia Personal.
  • Plata L., José. Fotografías archivo personal
  • www.lentes-de-contacto.es/Diccionario/indice-de-refraccion.html
  • www.oftalmo.com/sec/00-tomo-1/02.htm
  • correo del editor: [email protected]José María Plata Luque O.D.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password