El autocuidado, ¡nuestro único cambio!

Comprender la importancia de una MENTALIDAD FINANCIERA SALUDABLE, durante todo el recorrido de nuestras vidas, indiscutiblemente nos va a llevar a tener una vida mas equilibrada y más próspera.

Las decisiones que tomamos más ahora tienen todo que ver con nuestro futuro, si algo tenemos seguro es que vamos a morir, y en el mejor de los casos envejecer, y bueno, dados nuestros gobiernos es más que recomendable tomar esa responsabilidad lo más posible.

Cava el pozo antes de tener sed: proverbio chino

Estamos en la sociedad de la gratificación inmediata, nuestra sociedad de consumo, y la presión social, no nos permite proyectar el futuro. Entonces, ¿Cómo prepararnos para ese momento, que si o si va a llegar?

Seamos conscientes del gasto: vivamos dentro de nuestras posibilidades. Es mejor renunciar a esos placeres ahora para algún proyecto significativo en un futuro. Salgámonos de ese espiral que nos lleva solo a la angustia, si no podemos darnos esas vacaciones, no nos afanemos, simplemente seamos sinceros y ahorremos para las próximas.

Planear el futuro: todo lo que hacemos hoy impacta el mañana, de eso dependerá la calidad de vida del futuro. Antes de comprar cosas, es mejor revisar si en realidad lo necesitamos, revisar si hay consecuencias positivas o negativas en esta posible compra. ¿Nos puede llevar a generar más dinero?

Transformar comportamientos: es importante hacer consciencia que vivimos en un mundo cámbiate, volátil, y eso requiere que seamos cuidadosos; en cuanto a medir y mitigar los riesgos. Como, por ejemplo, quedarnos sin trabajo, un accidente o de pronto alguna pandemia. Asesorémonos, busquemos ayuda con expertos, o alguien de la familia que tenga buenas experiencias.

Cada uno de nosotros tiene unos objetivos distintos, de acuerdo con nuestra historia, con el momento de la vida en el cual estamos y por supuesto con nuestros planes a futuro.

Sin embargo, comparto con ustedes algunas decisiones que pueden ser claves de acuerdo a nuestra edad:

De los 20 a los 30: pensar en la materialización de los sueños, conocer la oferta de los productos financieros, con este apalancamiento se puede construir ese camino, eso sí, es bueno asesorarse bien antes de endeudarse. Si tenemos deudas de estudio, lo mejor es trabajar duro para poderlas cancelar.

De los 31 a las 40: si ya tenemos hijos, debemos contar con un presupuesto para su estudio, es momento de comenzar a pensar en las inversiones y en el tema del ahorro, entre más temprano mejor. Siempre con un balance entre el nivel de vida que tenemos y los ingresos, debe ser coherente.

De los 41 a las 50: es importante empezar a diversificar, no depender 100% de un solo ingreso, una vez los rubros como el de educación y el de vivienda, ya están cubiertos, es momento de empezar a organizar las finanzas, y ajustar el tema del ahorro.

De los 51 al 60: revisar los aportes de la seguridad social, plantear los escenarios donde se puede terminar de pagar deudas, el retiro de acuerdo con la historia laboral y los requisitos de Ley.

De los 61 en adelante: cancelar los compromisos financieros adquiridos, asegurar el patrimonio construido, organizar temas legales, y por supuesto disfrutar del trabajo que se hizo durante años, y compartir de manera solidaria de ese propósito y de nuestros dones con la comunidad, siempre se necesita tiempo y dinero en causas sociales.

Cada vez podemos trabajar en nuestro futuro, no importa las decisiones que hayamos tomado en el pasado, eso no nos define. Siempre podemos volver a empezar,

Busquemos el equilibro de la SALUD FÍSICA, MENTAL Y FINANCIERA.

El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora: Proverbio chino.

Para más información, escriba al correo: [email protected] o contáctenos al teléfono: 3219368559 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password