Artículos

Cerrando brechas en los negocios ópticos: la importancia de la unión entre la técnica y la administración

  • Integralidad en los servicios de salud: un reto para los profesionales.
  • Los números son la base fundamental para el éxito profesional.
  • También los números cuentan en la atención en salud.
  • Los números un gran aliado para su óptica.

Este artículo fue desarrollado por Kelly Hurtado, gerente de Optifit y Diana Valeria Rey coordinadora de investigaciones del programa de Optometría Universidad del Bosque.

Para una atención adecuada, las ciencias de la salud abarcan todas las dimensiones del ser humano: desde el conocimiento biológico, molecular, hasta los aspectos sociales y comportamentales; es así como cada una de estas  forman parte del entramado para entender la naturaleza e individualidad de cada uno de los pacientes, dado que nuestro ejercicio profesional involucra diversos componentes: administrativos, científicos, clínicos, financieros y tecnológicos -como por mencionar algunos-, que deben ser integrados a través de diferentes herramientas para brindar la mejor guía para  su el bienestar.

Los números y su estrecha relación con nuestro mundo

Las peras y las manzanas fueron, seguramente, los primeros “objetos” que aprendimos a contar, “Si Jaimito tiene tres peras y se come una, ¿Cuántas peras quedan?”  Así nos enseñaron nuestros primeros profesores, y así aprendieron a contar también nuestros ancestros desde hace miles y miles de años.

La necesidad de saber cuánto alimento teníamos, cómo se iba a repartir, fueron seguramente los primeros indicios matemáticos en las primeras culturas. También lo fueron las necesidades astronómicas. Entender los astros, la luna y tener cuentas para conocer las estaciones, año y programar las cosechas.

Contar ha sido una herramienta humana para lograr avances en las distintas áreas del conocimiento. Es así, como los números deben verse desde distintas perspectivas. Números para los costos, números para el tiempo, números para nuestra cuenta de ahorros, números para entender lo que va bien y lo que va mal en nuestro negocio, incluso de nuestro proyecto de vida.

Es por esto, que quizás lo sepa, o quizás lo haya leído en un libro o visto en una película. Los números son mágicos, los números son divinos, los números son sabios, y además están en todas partes.

Los números y los indicadores en salud 

Los indicadores en salud constituyen un insumo fundamental para la toma de decisiones clínicas, permitiendo identificar cambios en la salud de los individuos. En la atención en salud es pertinente utilizar el insumo del registro individual de atención (RIPS) para conocer la situación personal, sociodemográfica y clínica, viendo este requerimiento no sólo como un proceso técnico de diligenciamiento obligatorio, sino como una oportunidad para analizar nuestra población objetivo.

Además de ello, es interesante por ejemplo identificar la frecuencia de las enfermedades y la relación existente con diversos factores que afectan las condiciones de salud. Estos procesos son traducidos en números en donde cada uno de ellos expresan una realidad para el paciente y el profesional. En este contexto los números nos dan información sobre un comportamiento, una tendencia, un cambio o un atributo. Sin embargo, este proceso cobra sentido cuando el profesional busca un objetivo con ellos y les da valor y utilidad.

Los números: el secreto del éxito

La toma de decisiones basada en evidencia nos permite ver un panorama más claro de la realidad de nuestros pacientes, así como de la atención que brindamos. El análisis de los patrones que indican la progresión de la enfermedad, el seguimiento a las diferentes alternativas de tratamiento y en general la evaluación de los servicios como el acceso y calidad de la atención, las condiciones de vida, los factores ambientales y ocupacionales; son variables que por su naturaleza pueden ser medibles en el tiempo. Si estos parámetros los consideramos durante y después de la atención, estaremos dándole valor y calidad a nuestro ejercicio profesional.

Así como tenemos en cuenta en los controles médicos anuales los niveles de azúcar en sangre, los valores de tensión arterial, el perfil lipídico, entre otros, es también muy pertinente hacer periódicamente el chequeo financiero de nuestra empresa. Analizar tendencias, qué ha subido, qué ha bajado, qué se han mantenido, para identificar si las medidas que tomamos en el periodo anterior no han sido de utilidad. Al inicio del año se trabaja en la definición del presupuesto anual, pero son pocas las personas que utilizarán este plan para controlar mensualmente sus resultados, detectar las desviaciones, y tomar las decisiones que les permita cumplir con los objetivos. Así como se les hace seguimiento a los pacientes cuando hay un “indicador” fuera del parámetro establecido, igualmente debería suceder con los números de la empresa.

Como hemos visto el estado de cómo está funcionando nuestro negocio se puede evaluar por los números que arroja. De allí la importancia de elegir las variables adecuadas, y mantener una constancia en su medición para evitar que no identifiquemos señales que impliquen una acción de nuestra parte para mejorar la salud de nuestro negocio; por ejemplo disminuir el endeudamiento, o congelar salarios mientras las demás medidas surten efecto.

Valor diferenciador como profesionales

El ejercicio profesional trae consigo grandes retos relacionados con lograr un equilibrio en el tiempo para gestionar cada una de las dimensiones del ser humano: el ámbito personal, familiar y laboral. Es necesario que pensemos nuestro proyecto de vida no sólo en razón de la técnica o las matemáticas, pero sí en una justa proporción de que cada aspecto bien administrado me hará cada vez mejor profesional, y mejor persona. Como lo vimos, los números están en todas partes, y hacen parte de nuestra vida y profesión. El problema está en que muchas veces les tenemos miedo. Miedo a que nos digan verdades que en nuestro inconsciente ya sabemos, miedo a que nos digan cosas que no queremos reconocer. Pero, ¿Qué tal si en vez de temerles los aceptamos, los amamos y los aprovechamos? Combinando nuestra pasión por el ejercicio profesional con los números y los datos los cuales reflejan lo que sucede con la vida y la salud, podremos identificar lo que realmente genera valor a nuestro proyecto. Con los números podemos construir indicadores los cuales son medidas indirectas de una determinada realidad, son el índice o reflejo de una situación no solo para planificar sino también para actuar.