Artículos

12 acciones para crear una especialidad de manejo de Miopía

Lograr el éxito en el manejo de la miopía requiere una estrategia. Las siguientes 12 acciones son esenciales para desarrollar una especialidad en el manejo de la miopía.


(Este artículo fue traducido, adaptado e impreso con autorización del grupo de revistas de Jobson Publishing).

SEGUNDA PARTE

Conversando con el paciente

Conozca el objetivo final

Haga que todos los pacientes remitan candidatos calificados a su consultorio. En el manejo de la miopía, esto no puede ser solo para todos los que son miopes; necesitan ser miopes que vean la miopía como una enfermedad. Además, cada paciente debe ser un paciente motivado y calificado. Por “calificado”, esto significa que el paciente comprende tanto el tratamiento como al especialista que lo ofrece; necesitan saber por qué lo eligen y confían en sus habilidades.

Tómese un tiempo para una consulta

Cuando ofrecí la ortoqueratología por primera vez como una opción para la corrección de la miopía, traté de explicarlo durante mi examen ocular completo ¡Gran error!

Los padres no estaban familiarizados con el manejo de la miopía como una opción correctiva para sus hijos. Esperaban anteojos o lentes de contacto, y rara vez tuve éxito al decirles por qué la ortoqueratología era la mejor opción para sus hijos dentro de los límites de un examen de la vista de 20 minutos.

Hoy, recomiendo una consulta por separado para su hijo para determinar qué opción es la mejor. Les explico que si están interesados ​​en detener la miopía de sus hijos, hay opciones, pero es necesario realizar más pruebas. De 40 padres, solo uno procede con esta recomendación; el resto se adhiere a la corrección tradicional de la visión.

Durante la consulta, dejo tiempo no solo para probar los lentes en el niño, sino que también es importante involucrar a los padres y al niño en nuestro cuidado. No estamos simplemente adaptando al niño, estamos tratando a una familia que está preocupada por la progresión de la miopía de su hijo y quiere saber todas las opciones y qué implica cada una. La consulta nos permite alcanzar esos objetivos.

La mayoría de los profesionales se enfocan en ajustar lentes en la consulta. Nos enfocamos en hacer que el paciente se sienta cómodo con nuestro consultorio y seguro con nuestro tratamiento. Hablamos directamente con el niño y ganamos su confianza, luego procedemos con el proceso de adaptación. Después de nuestras pruebas de diagnóstico, le damos al niño un refrigerio para recompensarlo por su valor y confianza. Esto no es trivial. Como padres, apreciamos cuando nuestros hijos son felices y se sienten seguros. Además, debemos sentir confianza en su proveedor de atención médica.

Cuando hayamos completado el aspecto de evaluación de la consulta, dejamos tiempo para hablar con los padres y responder a todas sus preguntas, ¡y hay muchas! Recuerde, el padre interesado en el manejo de la miopía para su hijo a menudo es altamente educado e inquisitivo, pero escéptico. Pase tiempo con los padres para involucrarlos en su calidad de atención (no en el control de la miopía; los dos son muy diferentes).

Los padres preguntarán: “¿Hay efectos secundarios?” “¿Por qué otros especialistas de la visión no ofrecen tratamiento para la miopía?” “¿Es permanente?” “¿Cómo funciona?” “¿Qué sucede si mi hijo no puede adaptarse al tratamiento?” Las preguntas pueden parecer interminables, sin embargo, si asigna el tiempo y no apura a los padres, su éxito está asegurado. Esa es nuestra “salsa secreta”.

Enviar correos electrónicos a los pacientes después de la consulta

Después de una larga consulta, los padres deben irse a casa y asimilar la información provista durante su visita. Hemos aprendido a darles la oportunidad de comunicarse luego, por correo electrónico, con cualquier otra pregunta o inquietud. El propósito del correo electrónico de seguimiento es consolidar nuestro compromiso de ayudar a sus hijos, utilizando una comunicación y educación incomparables. Modificamos el correo electrónico para reflejar las preguntas e inquietudes individuales de los padres.

Personalice el correo electrónico y manténgase en contacto continuo con los padres interesados ​​en el control de la miopía para sus hijos. La comunicación es un buen marketing e incluso una mejor atención.

Informe del examen:

Diga por qué el niño se beneficiará de su cuidado

Hemos aprendido que no importa cuánto tiempo pasemos con los pacientes, un informe detallado que resume nuestros hallazgos y recomendaciones nos consolida como el mejor proveedor de atención visual para sus hijos.

Conozca su “salsa secreta”

He cambiado mi lema de “Ayudo a evitar que la vista de los niños empeore” a “No solo trato los ojos, trato al niño detrás de los ojos”.

¡Y hablo en serio! Comunico este mensaje antes, durante y después de la consulta. Mi consultorio incluso envía correos electrónicos a los pacientes después de cada visita, mucho después de que se inscriban en nuestro programa de manejo de la miopía. Si hace esto, será más que un profesional de la vista para sus pacientes; se convertirá en un profesional de la salud confiable que se preocupa lo suficiente por mantenerse en contacto durante todo el proceso de tratamiento. Recuerde, una buena atención es una buena comercialización.

Desarrollo de tarifas

Todos los profesionales exitosos comprenden la importancia del desarrollo adecuado de las tarifas.

Muchos profesionales establecen tarifas en función de lo que cobran sus colegas. En mi experiencia, esto es un error, porque todos enfrentamos diferentes gastos asociados con la prestación de atención especializada. El manejo de la miopía es diferente a la simple corrección de la miopía; está tratando a un niño con la esperanza de frenar el deterioro de su visión a medida que madura … no es tarea fácil.

Los correos electrónicos, los refrigerios, las citas de consulta, los informes y los elementos no esenciales críticos absorben el tiempo del personal y del médico. Si sus tarifas no le reembolsan esa atención, no debe embarcarse en el manejo de la miopía. Recuerde, hay una gran diferencia entre estar ocupado y ser rentable.

Para garantizar esto último, debe calcular bien sus costos teniendo en cuenta cuánto necesita cobrar al final del día para pagar a todos, excepto a los propietarios. Si su contador descubre que necesita ganar $ 1000 por día para pagar sus facturas, y está abierto un promedio de 10 horas por día, el costo de su silla es de $ 100 por hora. Solo después de que supere este número, se beneficiará personalmente de los servicios que presta.

Si el costo de su silla es de $ 100 por hora y le toma tres horas en un año proporcionar el control de la miopía a un paciente, deberá cobrar $ 300 en tarifas más costos de material antes de obtener ganancias. Los profesionales exitosos calculan el costo de su silla y los materiales necesarios para ofrecer el control de la miopía, luego llegan a las tarifas que hacen que valga la pena su esfuerzo para proporcionar dicha atención especializada. Tenga en cuenta que no solo está tratando la miopía; está tratando a un niño con miopía y a la familia que lo cuida.

Esta es la razón por la cual muchos propietarios de consultorios están ocupados, pero sus salarios personales no son proporcionales al tiempo que pasan y al esfuerzo que realizan en sus consultorios. Este no tiene por qué ser el caso con el manejo de la miopía. No es una mercancía: ¡la “salsa secreta” es USTED!

Su trabajo es asegurarse de que está implementando los pasos antes mencionados para crear fanáticos entusiastas. Lento y constante gana la carrera; sea paciente consigo mismo y no se rinda. Ha funcionado para nosotros y para cientos de especialistas de la salud visual que han seguido nuestros sistemas. Si decide adoptar el control de la miopía, pero solo termina incursionando en él, puede estar deteniéndose a tres pies de distancia de la autonomía de práctica.