Artículos

Principales patologías asociadas al uso excesivo de lentes de hidrogel

A pesar de los avances tecnológicos que han surgido en el campo de la salud a través de los años y más específicamente en el área visual, no se ha logrado obtener un lente de contacto que no presente cambios significativos en sus correcciones y produzca ningún tipo de complicación al paciente. Lea el artículo completo a continuación.


Universidad Metropolitana del Ecuador, Facultad de Optometría, Licenciatura en Optometría

Realizado por: Noveno Semestre

Tutora: Dra. Patricia Rodríguez

Quito – Ecuador

 

Resumen

Los avances en materia de lentes de contacto durante los últimos 20 años se han visto encaminados en la preservación de la fisiología corneal, es por este motivo que los adelantos técnicos y científicos han estado orientados a la consecución de nuevos materiales, con permeabilidades al oxigeno suficientes para conseguir niveles altos en oxigenación corneal, permitiendo el normal desarrollo de las funciones metabólicas del tejido y evitando posibles complicaciones que posteriormente llevan al abandono de su uso.

Conociendo las necesidades fisiológicas de la córnea durante y luego de la adaptación de lentes de contacto, la industria continúa un acelerado proceso en la creación de nuevos diseños y materiales que proporcionan mejoras en cuanto a: humectabilidad, nivel de hidratación y módulos de elasticidad, optimizando así la biocompatibilidad con la superficie ocular.

Actualmente el material que mejor cumple con estas características es el Hidrogel de silicona, por lo que se ha convertido en la alternativa existente más llamativa en el momento de corregir defectos refractivos con lentes de contacto. Sin embargo, se ha demostrado que aún queda un largo camino por recorrer ya que la córnea sigue experimentando cambios físicos y fisiológicos que son necesarios evaluar, para así afrontar de una manera idónea los inconvenientes que se puedan generar a nivel de salud visual.

Diversos estudios han indicado un ligero aplanamiento corneal debido al efecto mecánico generado por el lente e incrementado por el parpadeo. De igual forma se sigue presentando aumento en el espesor corneal aunque en menor proporción que el producido por los lentes de hidrogel de baja permeabilidad. Por ende el efecto mecánico y el edema son aspectos que ocasionan cambios en la refracción, una característica a tener en cuenta en próximos estudios.

 

Introducción

El ojo humano es una estructura de alta complejidad, sensible, capaz de detectar con gran precisión la forma, el color y la intensidad de la luz reflejada de muchos objetos diferentes.

En el área visual encontramos distintos tipos de trastornos que han dado lugar a métodos correctivos como los lentes de contacto para las cuales se debe hacer distintas pruebas para determinar si puede o no usar esta herramienta de corrección.

A pesar de los avances tecnológicos que han surgido en el campo de la salud a través de los años y más específicamente en el área visual no se ha logrado obtener un lente de contacto que no presente cambios significativos en sus correcciones y produzca ningún tipo de complicación al paciente.

Los hidrogeles son materiales ópticamente homogéneos, que están compuestos de una fase sólida (el polímero) dispersa en una fase acuosa. Los radicales hidrófilos contribuyen a la absorción del agua en el polímero, y los puentes de enlace limitan su absorción, la combinación de ambos determina la hidratación del hidrogel. En los hidrogeles convencionales la transmisión de los gases ocurre principalmente a través de la fase acuosa y aumenta en razón directa con la hidratación del material.

Por el contrario, en los nuevos hidrogeles de alta permeabilidad al oxígeno, debido a los radicales siloxano o fluorados en su fase sólida, la transmisión de los gases depende más de esta fase que de la hidratación del hidrogel.

Pero el uso de lentes de contacto presenta otros factores de riesgo importantes. Por ejemplo, la higiene del estuche, el tipo y solución de limpieza utilizada y los hábitos de uso como bañarse o nadar con lentes de contacto y el lavado de manos; el tabaquismo, los bajos ingresos económicos y la adquisición de lentes por internet también están catalogados como elementos que aumentan el riesgo. (Santodomingo, 2014).

Antecedentes

 Las lentes de contacto son productos sanitarios de clase IIa, diseñados para colocarse sobre la superficie ocular, cuya función principal es la corrección de ametropías. Las lentes de contacto necesitan un manteniendo específico que se realiza con distintas soluciones de limpieza y mantenimiento en función del material con el que se hayan fabricado dichas lentes.

La aparición de nuevos materiales de lentes de contacto o la modificación de los existentes, hace necesaria la realización de ensayos que prueben que las nuevas lentes que se desarrollen sean compatibles con las soluciones existentes, así como que las soluciones sean eficaces en la limpieza de las mismas.

Al ser productos sanitarios, deben cumplir unos requisitos esenciales [BOE, 2009] que en España están regulados por la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario (AEMPS) y que se armonizan a nivel internacional mediante normas que redacta la Organización Internacional de Normalización (ISO) y que en España adapta la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR). En el caso concreto de las lentes de contacto, la Norma ISO 14534:2011 establece cuáles son esos requisitos fundamentales y distintas normas adicionales detallan los estudios que se deben realizar para asegurar que se cumple con los requerimientos exigidos.

Problema

Los lentes de contacto de hidrogel de silicona son las preferidas por la mayoría de optómetras y oftalmólogos debido a sus propiedades. Gracias a su alta permeabilidad al oxígeno, disminuyen drásticamente las posibilidades de sufrir hipoxia.

Probablemente este logro se ha traducido en una disminución de casos de ojos rojos, incomodidad o problemas graves de queratitis por el uso prolongado de las lentes de contacto blandas.

También es probable que, debido a su mayor transmisibilidad al oxígeno, los lentes de contacto de hidrogel de silicona hayan permitido a muchas personas llevar cómodamente sus lentes durante más horas.

Los materiales de hidrogel de silicona también han permitido a los fabricantes, crear una gran variedad de diseños para lograr un uso seguro y confortable

Sin embargo, estas lentes no han resuelto completamente los problemas relacionados con la incomodidad. E incluso, un número de usuarios pueden sentir un ligero aumento de este problema.

Algunos estudios han demostrado que las lentes de hidrogel de silicona son más propensas a ciertos depósitos. Y algunas soluciones de mantenimiento son menos eficaces con este tipo de material. Además, a pesar de su mayor permeabilidad al oxígeno, se ha demostrado en algunos estudios que aumentan el riesgo de inflamación corneal y de otras complicaciones. – Las razones para estos problemas aún no están claros.

Objetivo general:

Investigar las principales patologías al uso excesivo de lentes de contacto de hidrogel.

Objetivos específicos

Especificar a qué estructura anatómica afecta el uso excesivo de lentes de contacto de hidrogel. Identificar el uso adecuado e inadecuado de lentes de contacto. Concientizar a la problematización sobre el uso indiscriminado de lentes de contacto.

Marco teórico

El sentido de la vista es el más desarrollado de los cinco sentidos que tenemos y, por ello, el más importante de todos. Esto se debe, en parte, a que vivimos en un mundo en el que históricamente se le ha dado prioridad a lo visual y a las imágenes.

De hecho, diversos estudios señalan que el casi el 50% de nuestra actividad cerebral se dedica a procesar las imágenes que captamos de la realidad y que, además, el grueso de las experiencias sensoriales que tenemos son visuales. En el segundo y tercer lugar de la escala de sentidos se sitúan, aunque bastante relegados, el oído y el olfato.

Todo lo anterior ratifica la necesidad de mantener una salud visual óptima y de realizar lo que esté a nuestro alcance para cuidar nuestros ojos, teniendo en cuenta, sobre todo, que la prevención y la detección temprana son las mejores formas de evitar que las enfermedades visuales generen daños irreversibles.

Lentes de contacto blandas o hidrófilas:

Los lentes blandos introducidos en 1971, revolucionaron la práctica oftalmológica y el abordaje del paciente. El aumento de la hidratación y flexibilidad, permiten una mejor tolerancia. No requieren periodo de adaptación prolongado ni calendario de uso para lograr la implementación con éxito.

El lente de contacto blando es mayor que el diámetro del iris visible del paciente son lentes que embeben agua por lo tanto atrapan más depósitos teniendo que limpiarse de forma más continua que las lentes de contacto Rígidas Gas Permeables (RPG). Son lentes cómodos los cuales pueden ser esféricos, asféricos, toricos y multifocales. También existen lentes cosméticos y terapéuticos los cuales se usan en ciertas patologías de la córnea y conjuntiva. Los lentes de contacto blandos o hidrofílicas se dividen en dos: lentes de contacto de hidrogel y lentes de contacto de hidrogel de silicona

Lentes de contacto de hidrogel:  

La permeabilidad al oxígeno a través de los lentes de hidrogel aumenta a razón directa a su capacidad de hidratación y tienen un límite de permeabilidad igual a la permeabilidad de una lente hipotética de agua pura.

Todos los hidrogeles convencionales tienen cadenas tridimensionales, relativamente rígidas, formadas por enlaces de carbono a carbono con diferentes radicales, predominantemente hidrofílicos que penden de la cadena carbónica. El aumento de la hidratación y flexibilidad, permiten una mejor tolerancia. No requieren periodo de adaptación prolongado ni calendario de uso para lograr la implementación con éxito.

  • Lentes de contacto de hidrogel de silicona:

En hidrogeles de silicona la transmisibilidad al oxígeno ya no depende casi del contenido de agua, gracias al enlace silicona oxígeno, los materiales hidrogel de silicona se caracterizan por su elevada transmisibilidad a los gases, módulo de elasticidad también más alto y una menor hidrofilia, todo ello resulta principalmente de la incorporación de siloxano que le confiere una estructura más rígida, en detrimento de la proporción acuosa de la lente que favorecería la maleabilidad del material y su adaptación a la superficie ocular.

  • Lentes de contacto hibridas:

Permiten a los usuarios disfrutar de lo mejor de ambos materiales, semirígidos y blandos. Posee una zona óptica central en material RPG con una elevada permeabilidad al oxígeno que ofrece una visión clara y nítida, unido a un hidrogel en la zona periférica que proporciona todo el confort durante el día de una lente blanda. El objetivo en la adaptación de las lentes híbridas es proporcionar una agudeza visual elevada combinado con una excelente estabilidad y aumentar la sensación de comodidad y confortabilidad. (COOOA, 2017)

  • Lentes de contacto rígidas o permeables:

Es un lente pequeño, que no se amolda a la forma de la córnea, cuando se adapta la sensación inicial que se tiene es de arenilla, la cual pasa paulatinamente. Este lente puede ser esférico, asférico, tórico para corregir astigmatismo. Existen de alto Dk los cuales se pueden usar para dormir. Por su forma son ideales para corneas irregulares y altos astigmatismos. (Colina, 1998).

Uso adecuado de los lentes de contacto de hidrogel

Los lentes de contacto de hidrogel están recomendados para personas que necesitan correcciones de:

  • Miopía
  • Hipermetropía
  • Astigmatismos leves (menos de 1 D)
  • Uso inadecuado de los lentes de contacto de hidrogel
  • Pacientes con astigmatismo superior a 1.00 (D) ya que disminuye su agudeza visual.
  • Pacientes con enfermedad palpebral
  • Pacientes con infección ocular recurrente
  • Enfermedad de segmento anterior, especialmente infección (blefaritis severa o dacriocistitis).
  • Ojo seco posiblemente asociado a síndrome de Sjögren secundario a artritis reumatoide, lupus o enfermedad tiroidea.
  • Sensibilidad corneal disminuida (neurotrófica).
  • Presencia de un solo ojo visualmente competente.
  • Inmunosupresión (SIDA, tratamiento de cáncer, artritis reumatoide, diabetes).
  • Incapacidad para cuidar los lentes de contacto o presentarse a control médico frecuente.

El cuidado adecuado de los lentes

Uso adecuado de lentes de contacto de hidrogel

El cuidado adecuado de los lentes es esencial para la salud ocular por esta razón es necesario puntualizar algunas sugerencias para su adecuado manejo:

  • Antes de manipular los lentes de contacto, lávese las manos con agua y jabón, luego enjuague y séquelas con una toalla sin pelusa.
  • Minimice el contacto con el agua, incluyendo la remoción de los lentes antes de entrar a una piscina o a una tina caliente.
  • Los lentes de contacto no deben limpiarse o almacenarse con agua.
  • No en enjuague sus lentes en su boca. La saliva no es una solución estéril.
  • No utilice soluciones salinas o gotas humectantes para desinfectar los lentes. No son un desinfectante eficaz o aprobado.
  • Use y reemplace sus lentes de contacto de acuerdo al período prescrito por su profesional de la visión.
  • Siga las instrucciones específicas de limpieza y almacenamiento de lentes de contacto dadas por su profesional de la visión y el fabricante de la solución.
  • Durante la limpieza, frote sus lentes de contacto con los dedos, luego enjuague los lentes con la solución antes de remojarlos. Ésta técnica de “frote y enjuague” es considerada por algunos expertos como un método superior de limpieza, aunque la solución que se esté utilizando sea de la variedad de “no frotar”.
  • Enjuague el estuche de los lentes de contacto con una solución fresca, no agua. Luego, deje que la caja vacía se seque sola al aire libre.
  • Mantenga el estuche de los lentes limpios y reemplácelo regularmente, por lo menos una vez cada tres meses. Los estuches pueden ser una fuente de contaminación e infección. No utilice estuches agrietados o dañados.

Uso inadecuado de lentes de contacto de hidrogel

  • Utilizar los lentes de contacto durante muchas horas seguidas.
  • Dormir con lentes de contacto: este hábito priva a la oxigenación de la córnea y aumenta en 6,5 veces el riesgo de lesiones oculares graves.
  • Utilizar lentes de contacto de otra persona: los lentes de contacto son de uso personal.
  • Mal manejo de la higiene: manipular los lentes de contacto con las manos sucias.
  • Limpiar los lentes de contacto con agua corriente.

Mezclar los lentes de contacto para el ojo izquierdo y el derecho:

  • Habitúese a poner y sacar primero el mismo lente de contacto.
  • Usar cualquier materia para desinfectar.
  • Descuidar el estado del estuche de los lentes de contacto.

Olvidarse de cambiar el producto:

  • Dejar los lentes de contacto sumergidos durante mucho tiempo en la misma solución reduce la eficiencia del producto contra
    los microorganismos.

Emplear cualquier colirio:

  • Hay lubricantes que impregnan los lentes y los manchan, por esto es recomendable usar solamente el tipo de colirio indicado por el oftalmólogo.

Descuido en la playa:

La playa es un terreno que favorece la invasión de partículas y microbios en los globos oculares. evite el buceo en el mar, tenga cuidado con el viento.

Recomendaciones para el manejo de la solución para lentes de contacto con cuidado:

  • No reutilice la solución o llene el estuche para lentes hasta el tope.
  • No transfiera solución de un estuche a otro, por ejemplo a un estuche más pequeño para viajes. Esto puede afectar a la esterilidad de la solución y llevar a una infección ocular.
  • No permita que la punta de la botella de solución entre en contacto con cualquier superficie, y mantenga la botella bien cerrada cuando no esté en uso.
  • Si almacena sus lentes en el estuche por un período prolongado, consulte las instrucciones que vienen con los lentes de contacto o con la solución para determinar si es necesario volver a desinfectar los lentes antes de usarlos. En ningún caso debe usar sus lentes después de un almacenamiento de 30 días o más sin desinfectarlos de nuevo.

Recomendaciones para el cuidado adecuado de sus ojos:

  • Remueva sus lentes de contacto y consulte a un oftalmólogo inmediatamente si experimenta síntomas tales como enrojecimiento de los ojos, dolor, lagrimeo, aumento a la sensibilidad a la luz, visión borrosa, secreción o hinchazón.
  • Si usted fuma, deje de hacerlo. Estudios han demostrado que los fumadores que usan lentes de contacto tienen un mayor índice de problemas que los no fumadores.
  • Tenga cuidado con el uso de lentes decorativos, como los que se venden en tiendas de disfraces. Éstos tienen el potencial de hacer daño permanente a los ojos.
  • Hágase exámenes regulares de los ojos. Si usted usa lentes de contacto, debe ser examinado por un profesional de la visión cada año, y más a menudo si es necesario.
  • Al igual que cualquier prescripción médica, las prescripciones para lentes de contacto tienen fecha de vencimiento, por lo general de un año.
  • Razones de precaución con LC: existen patologías tanto oculares como sistémicas que deben ser evaluadas y consideradas antes de colocar los LC
  • Enfermedad de segmento anterior, especialmente infección (blefaritis severa o dacriocistitis).
  • Ojo seco posiblemente asociado a síndrome de Sjögren secundario a artritis reumatoide, lupus o enfermedad tiroidea.
  • Acne rosácea.
  • Dermatitis atópica.
  • Vesículas infiltrante activas.
  • Sensibilidad corneal disminuida (neurotrófica).

Sistémicas

  • Presencia de un solo ojo visualmente competente.
  • Inmunosupresión (SIDA, tratamiento de cáncer, artritis reumatoide, diabetes).
  • Incapacidad para cuidar los lentes de contacto o presentarse a control médico frecuente. (Gorrochotegui, 2009)

Principales patologías por el uso excesivo de lentes de contacto de hidrogel

Por lo general todas las lentes de hidrogel convencional inducen hipoxia corneal. El uso de lentes de hidrogel convencional con el ojo cerrado produce a corto plazo edema corneal, hiperemia limbal y ampollas endoteliales. En un periodo de uso continuo de lentes de hidrogel convencional se observa el desarrollo de microquistes y vacuolas, vascularización de la córnea, adelgazamiento estromal, polimegatismo endotelial y progresión miópica. El uso de lentes de hidrogel convencional con ojo abierto produce menos efectos que con ojo cerrado, pero la evidencia sugiere que prácticamente siempre hay algún grado de hipoxia en alguna zona de la córnea. El signo más obvio es la hiperemia limbal y ocurre en la mayoría de los usuarios de hidrogel convencional. A largo plazo, el uso diurno de lentes de hidrogel convencional ha demostrado ser causante de polimegatismo endotelial.

Hipoxia es una complicación común. Se debe a cambios inducidos en todas las capas de la córnea por el uso de lentes de contacto que tienen poca transmisión de O2. Esos cambios incluyen: microquistes y edema microquístico (MCE); ensombrecimiento central circular (CCC); formaciones edematosas pseudodendríticas corneales (ECF); disminución de la mitosis epitelial; cambio en el espesor corneal, acidosis y estriaciones vesículas endoteliales.

Neovascularización corneal (NVC) Se ha descrito la proliferación de neovasos en todos los tipos de lentes de contacto; sin embargo, se asocia más con las lentes de contacto blando de uso permanente. Se ha señalado el relleno de los capilares límbicos o hiperemia límbica como los precursores de la neovascularización corneal, y se ha demostrado que existe una asociación significativa entre el grado de hiperemia límbica y una menor transmisibilidad de O2 por parte de lentes de contacto blando. La neovascularización corneal puede ser superficial o profunda, sectorial o extendida a 360º en la córnea. Con frecuencia es el resultado de hipoxia crónica, excesiva formación de depósitos en los lentes o de excesivo ajuste de lentes.

Estos vasos no son más que la manifestación de un sufrimiento corneal crónico Enrojecimiento limbal es el primer signo de hipoxia en el uso diario de lentes de hidrogel tradicional con poco espesor y contenido medio en agua.

Estrías corneales (EC) se observan cuando el edema corneal es superior al 6% aproximadamente. Los lentes positivos de hidrogel de bajo contenido en agua constituyen un factor de riesgo importante en la aparición de estrías. Hay una fuerte relación entre el espesor de la córnea y el aporte de oxígeno. Durante el uso con ojo abierto, la córnea se inflamará si el lente de contacto es inferior a 20.35 Los hidrogeles convencionales generalmente producen algo de inflamación corneal, incluso cuando los ojos están abiertos. Si esta cantidad es más del 5%, el profesional también podrá ver estrías posteriores en el estroma, y cuando aumenta a más del 10% aparecen pliegues endoteliales. (Morgan, 2009)

Vascularización corneal: aparición de vasos a nivel corneal generalmente por falta de oxígeno, que puede provocar también pérdida de transparencia y por tanto de visión. En algunos casos, dependiendo del grado, son irreversibles. La vascularización es importante porque es la única amenaza seria para la visión, aparte de la queratitis microbiana, relacionada con el uso de lentes de contacto. Se puede dar tanto en el uso diario como en el continuo de lentes de hidrogel convencional. Debido a que tarda mucho en desarrollarse y no es de naturaleza aguda, los datos sobre su incidencia y su riesgo relativo son muy irregulares.

Edema corneal: hinchazón corneal por falta de oxigenación. La córnea aparece deslustrada, hay pérdida de la transparencia con posibilidad de formación de vesículas en la superficie de la córnea, y de pliegues en la parte posterior de la misma.

Microquistes corneales (MC) son pequeñas inclusiones epiteliales que se consideraban una reacción retardada a altos niveles de hipoxia corneal. Se pueden observar microquistes en cualquier paciente, siendo la incidencia en 28% de los no portadores, y 34% de los usuarios de lentes de contacto de uso diario.

Los microquistes epiteliales aparecen como diminutos puntos de densidad variable en el epitelio corneal. Ocurren frecuentemente por el uso de lentes de contacto blandos y más comúnmente con lentes de contacto de uso permanente. Están asociados con depresión del metabolismo del epitelio corneal a través de periodos de semanas a meses.

Adelgazamiento corneal el adelgazamiento del epitelio y del estroma pueden darse como consecuencia del uso continuo de lentes de hidrogel convencional, siendo el efecto en uso diurno menos obvio. No está claro qué cantidad de adelgazamiento puede atribuirse a los efectos mecánicos en contraposición a los efectos de la hipoxia. Se sabe que la ortoqueratología adelgaza la zona central de la córnea.

Conjuntivitis papilar gigante (CPG) por lentes de contacto Se ha comprobado que tanto la hipersensibilidad inmediata como la retardada a los depósitos de los LC intervienen en la conjuntivitis papilar relacionada con LC.18 Se asocia a depósitos en los LC, UP, recambio poco frecuente, diámetro grande, y limpieza insuficiente.

Ampollas endoteliales unos minutos después de la inserción de una lente de contacto, podemos ver con reflexión especular regiones oscuras en el endotelio conocidas como ampollas. Aunque no son consideradas de preocupación patológica por sí solas, las ampollas constituyen un signo inmediato de hipoxia con un área del endotelio que muestra ampollas durante el uso de una lente de contacto que generalmente es inversamente proporcional al Dk/t de la lente.

Polimegatismo endotelial la mayoría de los estudios coinciden en que la densidad de las células endoteliales no está afectada por el uso diurno o continuo de lentes de contacto. Sin embargo, el tamaño y forma de las células cambia, efectos conocidos como polimegatismo y pleomorfismo, respectivamente. De los marcadores clínicos que indican potencialmente el compromiso fisiológico corneal a largo plazo a través de la hipoxia crónica, el polimegatismo endotelial parece ser el más sensible. El número de microquistes tiende a crecer después de varios meses de uso continuo (sin contar el efecto de interrumpir este modo de uso), el adelgazamiento del epitelio y del estroma son en general modestos en magnitud en comparación con la diferencia poblacional, la vascularización sólo se plantea en casos individuales y, generalmente, requiere de hipoxia grave, pero el polimegatismo parece seguir empeorando de forma lineal en el tiempo.

Progresión miópica se han identificado pequeños cambios en la miopía con el uso diurno y continuo de lentes de contacto de hidrogel convencional, y el grado con el que esto ocurre parece ser mayor que el que ocurre en gafas. Aun así, el grado de estos cambios en la miopía que se atribuyen a los efectos de la hipoxia todavía está abierto a conjetura.

Conclusiones

Se determinó que el uso excesivo de lentes de contacto de hidrogel afecta a la estructura de la córnea debido a la poca transmisión de oxigeno dando lugar a distintos problemas como cambio en el espesor corneal, hipoxia corneal, edema corneal, vascularización de la córnea.

Se identificó que los lentes de contacto de hidrogel pueden ser utilizados para correcciones tales como miopía, hipermetropía y astigmatismo leves por otro lado es inadecuado el uso de estos lentes en personas que posean astigmatismo superior a 1.00 (D), pacientes con resequedad en los ojos.

Es necesario seguir las recomendaciones de un oftalmólogo para el uso de lentes de contacto de hidrogel, a la vez que este informe al paciente las complicaciones que puede desarrollar si no tiene un buen manejo de higiene y cuidado.

 

Bibliografía

A., D. d. (1998). Complicaciones de las Lentes de Contacto. Ediciones Díaz de Santos.

Alemany, A. L. (1997). Lentes de contacto: materiales y aspéctos clínicos. Ediciones Scriba, S.A.

Barba, L. F. (2016). Evaluacion de la calidad de la lagrima en usuarios de lentes de contacto de material de hidrogel de silicona vs hidrogel convencional con el uso de la computadora. Aguascalientes: Universidad de Aguascalentes.

Bennet ES, H. V. (2014). Clinical Manual of contact lenses. Philadelphia: WoltersKluwer/Lippincott Williams &Wilkins.

Boyd, S. (2013). Distrofia y degeneraciones corneales. España: Jaypee Highlights.

Boyd, S., Gutiérrez, A. M., & McCulley, J. (2011). Atlas y texto de patología y cirugía corneal. Panamá: Jaypee Brothers medical publishers.

Bpyd, S. (2012). Tomografia corneal basada en la elevacion. Panama: Jaypee Highlights.

Capeland, R. A. (2013). Copelamd and Afsharis principles and practice of cornea. España: Jaypee highlights.

Cecibel, R. (2011). Lentes de contacto. Quito: Universidad especializada de las americas.

Colina, J. A. (1998). Complicaciones de las lentes dde contacto. En J. A. Colina, Complicaciones de las lentes dde contacto (pág. 169). España: Tecnimedia editorial,S.L.

Consejo General de Colegios de Opticos – Optometristas . (2014). GUIA PARA USUARIOS LENTES DE CONTACTO. Consejo General de Colegios de Opticos – Optometristas , 1-13.

COOOA. (13 de 08 de 2017). Lentes de contacto híbridas. Obtenido de Somos tu optometrista: http://www.tuoptometrista.com/solucion/lentes-de-contacto-hibridas/

Efron , N. (2006). Complicaciónes de las lentes de contacto. Madrid: ELSEVIER.

Elsevier. (2013). Enfermedades de superficie ocular y córnea. España: Jaypee Highlights.

Fabian, E. (15 de 06 de 2008). anatomia del ojo . Obtenido de http://www.clinicavalle.com/enfermedades-procedimientos/anatomia-del-ojo.html

Fernández, J. P. (2015). Queratocono y Lentes de Contacto. Madrid: Bubok Publishing; Edición: 1.

Gaju, A. B. (2005). Manual de urgencias Oftalmologicas. Madrid España: Elsevier España.

García, S. M. (2015). Lentes de contacto: teoría y práctica. Bogota: Universidad de La Salle.

Garg , A., Sheppard, J., Donnenfeld, E., Meyer, D., & Mehta, C. (2008). Ojo seco y otros trastornos de la superficie ocular. Buenos Aires: Panamericana.

González-Cavada Benavides, J. (2015). Atlas de lámpara de hendidura y lentes de contacto. Madrid: ICM.

Gorrochotegui, M. A. (2009). Lentes de Contacto: Historia, Tipos y Complicaciones. Info Medic, 79 – 101.

Guell, J. L. (2015). Cornea. Barceloma: Karger.

Guerrero, L. O. (2003). materiales de lentes de contacto y sus propiedades. Columna internacional Iacle, 10.

Gutierrez, A. M. (2011). Patologia y Cirugia Corneal . Panama: Medical Plubishers.

Herranz, R. M. (2005). Contactología Aplicada. Madrid: ICM.

Hom, M. M. (2007). Prescripcion y Adaptacion de Lentes de Contacto. Barcelona: Elsevier Masson.

Jane Veys. (2014). Beneficios para la salud de las lentes de contacto desechables diarias. Gaceta , 20-25.

José Manuel González. (2016). Hidrogeles de Silicona. Gaceta, 10-21.

Juarez, S. R. (2002). Oftalmologia. Colombia: Manuel Moderno.

Kasky, J. J. (2011). Signos en Oftalmologia causas y diagnostigo diferencial. Barcelona España: Elsevier.

Latarjet, M., & Ruiz Liard, A. (2004). Anatomía humana. Argentina: Panamericana.

Lindstrom, R. (2012). Manual de urgencias oftalmológicas. Panamá: Jaypee-Highlights Medical Publishes.

López , M., & Sanjuán, R. (2010). Enfermedades de la conjuntiva. Cultiva.

López Alemany, A. (2013). Lentes de Contacto: Teoria y Practica. Valencia: Ulleye.

López Alemany, A. (2013). Superfície ocular y biomateriales. Valencia: Ulleye.

Malacara, D. (2015). Optica Basica. Mexico: Ediciones Cientificas Universitarias.

Mandell, G., Bennett, J., & Dolin, R. (2006). Enfermedades Infecciosas principios y práctica. Madrid: ELSEVIER.

Mark Mannis, E. H. (2017). Cornea Fundamentals Diagnosis and Management. New York.

Martín Herranz. (2005). Contactología Aplicada: un manual práctico para la adaptación de lentes de contacto. Imagen y comunicación multimedia, 20-25.

Meijome, J. M. (2009). Hidrogel de Silicona. Bogota: Panamericana.

Molas, L. R. (2015). Queratitis por Acanthamoeba sp. Asuncion : Anales de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA.

Moore , K., & Dalley, A. (2006). Anatomía con orientación clínica. Madrid: Panamericana.

Morgan, l. P. (2009). Puntos fuertes y débiles del Dk/t. OPTICAN, 26-30.

Pinheiro, D. P. (2018). LENTES DE CONTACTO Tipos, Complicaciones y Cuidados. Mdsaude.com.

Rodríguez, N. J. (2014). VARIACIONES FISIOLOGICAS, ESPESOR CORNEAL E HIPEREMIA LIMBICA, EN USUARIOS DE LENTES DE CONTACTO BLANDOS DE HIDROGEL DE SILICONA, DURANTE UN PERIODO DE TREINTA DIAS EN PORTE DIARIO. Bogota: Universidad de la Salle .

Rodriguez, O. (2009). ALTERACIONES OCULARES DEL SEGMENTO ANTERIOR EN USUARIOS DE LENTES DE CONTACTO

BLANDOS Y RIGIDOS. Universodad de la Salle., 1-130.

Rojas, L. R. (2016). Lentes de contacto: composición química y propiedades: Apuntes de Clase 111. Bogota: Universidad de La Salle .

Samuel Boyd, A. G. (2012). Atlas y texto de patologia y cirugia corneal . España: Jaypee Highlights.

Santos, C. L. (2006). Contactologia Clinica. Barcelona: Elsevier.

Saona, C. L. (2006). Contactología Clínica (Vol. 2). Barcelona: MASSON.

Sarria, Á. A. (2016). LENTES DE CONTACTO COMO SENSORES PARA EL DIAGNOSTICO DE ENFERMEDADES. Universidad de Sevilla, 1-38.

Sinjab, M. M. (2013). Corneal Topography. New Delhi: Jaypee Highlights.

Unam, G. (2006). Musculos del ojo . Lima: Adventure Works.

Villa Collar, C., González-Méijome, & José Manue. (2016). Superficie ocular y lentes de contacto. Madrid: Grupo ICM Comunicación.

Villa, c. (2007). Cornea. España: Santodomingo .

Yordanis Hernández Fernández. (2015). Comportamiento de las urgencias oftalmológicas en el policlínico “Ramón González Coro”. Habana: Revista Cubana de Oftalmología